• Regístrate
Estás leyendo: El Miércoles de Ceniza, anuncia el periodo de Cuaresma
Comparte esta noticia
Martes , 17.07.2018 / 01:24 Hoy

El Miércoles de Ceniza, anuncia el periodo de Cuaresma

Comienza un ayuno de 40 días hasta las celebraciones de la Semana Mayor.

Publicidad
Publicidad

Milenio Digital

Con el rito de imposición de la ceniza, la Iglesia católica inicia el tiempo de Cuaresma tiempo de oración, penitencia y ayuno. Cuarenta días que marca para la conversión del corazón. La ceniza recuerda que nuestra vida en la tierra es pasajera y que nuestra vida definitiva se encuentra en el Cielo.

La imposición de ceniza es una costumbre que nos recuerda que algún día vamos a morir y que nuestro cuerpo se va a convertir en polvo. Nos enseña que todo lo material que tengamos aquí se acaba. En cambio, todo el bien que tengamos en nuestra alma nos lo vamos a llevar a la eternidad.

Cabe señalar que las cenizas que se utilizan se obtienen quemando las palmas usadas el Domingo de Ramos, esto nos recuerda que lo que fue signo de gloria pronto se reduce a nada.

¿Qué es la Cuaresma?

La Cuaresma es el tiempo litúrgico que prepara a los católicos para la Pascua o Domingo de Resurrección del Señor, donde celebramos la victoria de Cristo sobre el pecado, la muerte y el mal, y por lo mismo, la Pascua es la fiesta de alegría porque Dios nos hizo pasar de las tinieblas a la luz, del ayuno a la comida, de la tristeza al gozo profundo, de la muerte a la vida.

La Cuaresma es el tiempo donde los fieles purifican sus faltas mediante unas prácticas recomendadas por la Iglesia como son el ayuno, la limosna y la oración.

Ayuno y abstinencia

La Cuaresma obliga a guardar ayuno y abstinencia. El ayuno consiste en hacer una sola comida fuerte al día. La abstinencia consiste en no comer carne. Son días de abstinencia y ayuno el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo.

Sin embargo el Papa Francisco nos invita a hacer ayuno y abstinencia, sobre todo, de nuestros egoísmos, vanidades, orgullos, odios, perezas, murmuraciones, deseos malos, venganzas, impurezas, iras, envidias, rencores, injusticias, insensibilidad ante las miserias del prójimo.

Ayuno y abstinencia, incluso, de cosas buenas y legítimas para reparar nuestros pecados y ofrecerle a Dios un pequeño sacrificio y un acto de amor; por ejemplo, ayuno de televisión, de diversiones, de cine, de bailes durante este tiempo de cuaresma.

Este tipo de ayuno es más meritorio a los ojos de Dios y nos requerirá mucho más esfuerzo, más dominio de nosotros mismos, más amor y voluntad de nuestra parte.

ARP

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.