• Regístrate
Estás leyendo: El lugar al que "Patricia" le cambió el nombre
Comparte esta noticia
Viernes , 20.07.2018 / 19:54 Hoy

El lugar al que "Patricia" le cambió el nombre

La playa "El Paraíso", localizada en el municipio de Armería, Colima, es un destino turístico concurrido en el estado y es la comunidad que más daños tuvo por el paso del huracán la semana pasada.

1 / 2
Publicidad
Publicidad

Angélica Ferrer

A 45 minutos del centro de Colima, la playa "El Paraíso" es el destino turístico más concurrido del municipio de Armería; un pueblo de 189 habitantes, casi todos pescadores y artesanos, es el lugar con más daños por el huracán "Patricia", que llegó a las costas del Océano Pacífico el viernes.

Horas antes de que el fenómeno meteorológico tocara tierra en Bahía de Tenacatitas, Jalisco, los colimenses tuvieron clima soleado sin aparente posibilidad de lluvia, por lo que les pareció una exageración que los medios de comunicación interrumpieran la programación para alertar a la gente ante la llegada del ciclón.

"Parecía ridículo, no se veía que fuera a llover. Sin embargo, esperábamos la resolución de las autoridades para conocer si se suspendían o no las clases el viernes. El jueves por la tarde, los prefectos pasaron a los salones para avisar que no habría clases, al parecer los alumnos desconocían lo que podía suceder", dice Sarah Vázquez, profesora de la Escuela Secundaria "Antonio Barbosa Heldt".

Entre lodo, ramas y charcos están los restaurantes y hoteles rústicos construidos con palma de madera, la escuela primaria y la cooperativa pesquera de Armería. La ciudad que se levanta cuando aparece el sol fue devastada por el fenómeno meteorológico; parecía como si el huracán le hubiera cambiado el nombre.

Algunos de los alumnos de Sarah viven en "El Paraíso", que está a minutos de la secundaria y le explicaron que la única forma en la que pueden llegar a la zona es en moto o en bicicleta, ya que la entrada está bloqueada.

"Me dijeron que no quedó ninguna ramada (puestos de comida construidos con ramas), que todas las tumbó 'Patricia'', los cimientos y baños de algunos restaurantes ya son parte del mar".

Prepararse para lo peor

Desde hace cuatro años, Sarah vive en Villa de Álvarez, a una hora de 'El Paraíso' y viaja de lunes a viernes a Armería para impartir la materia de Español.

El aviso repentino de suspensión de clases la hizo tomar todas las previsiones ante la llegada del que fue catalogado como el huracán más poderoso de toda la historia.

"Ese día al terminar la jornada laboral, pensaba qué hacer: comprar comida o cosas para no salir en tres días mínimo porque todo estaría cerrado y después destruido, cargar el celular y usarlo en lo más necesario. Como vivo sola, decidí irme a casa de mi mamá, que vive en el centro de Colima, no sin antes asegurar la casa, desconectar aparatos. Nunca se había alertado de tal manera", explica.

Mientras tomaba todas las precauciones y pensaba qué más podía hacer, Sarah sentía miedo, tenía la sensación de que corría peligro, de que ocurriría lo peor.

Cuando "Patricia" tocó tierra; provocó ráfagas de viento superiores a los 300 kilómetros y lluvias torrenciales. Sin embargo, en el centro de Colima, los vientos y la lluvia provocaron daños mínimos. Sarah cuenta que algunas fachadas, como la de la casa de su madre, se dañaron por la humedad. Sin embargo, "El Paraíso" no tuvo la misma suerte.

"Conozco 'El Paraíso' desde hace más de veinte años. Aunque muchas veces ocurre que en la temporada de lluvias, cuando hay alguna tormenta, sus efectos llegan a manifestarse en las endebles construcciones. No es el gran desarrollo turístico, pero ahora quedó destruido, no quedó nada en pie, nunca en mi vida había visto algo así", describe.

Sarah explica que el gobierno local no provee la ayuda necesaria para los damnificados, pero la visita del presidente Enrique Peña Nieto les da esperanza.

"El gobierno no ha hecho mucho, ha dicho bastante, en lo inmediato dijo el Presidente que iba a reconstruir y embellecer 'El Paraíso'. Los alumnos dicen que gracias a 'Patricia' y a Peña, la gente que pasaba de largo por este lugar al ir hacia Manzanillo, peló la zona. Están emocionados, ilusionados y esperanzados porque el lugar donde viven salió en las noticias importantes, que voltearon a ver Paraíso. Para otros son solo daños".

Según lo que ella conoce de la playa, a la que describe como "un pequeño rinconcito", lo que más necesitan son materiales para reconstruir sus negocios que, aunque no generen grandes ganancias, fueron creados por familias.

"Lo que más necesitarán es apoyo para invertir y poder funcionar y seguir ofreciendo servicio como hotelería, restaurante y paseos en lancha", finaliza.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.