• Regístrate
Estás leyendo: El desmonte de cerros, causa de inundaciones
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 14:48 Hoy

El desmonte de cerros, causa de inundaciones

El biólogo Antonio Hernández dijo que la tala para edificaciones ocasiona que el agua fluya más rápido y la carencia de un buen drenaje es problema.

Publicidad
Publicidad

Victoria Félix

En la zona metropolitana de Monterrey existe un temor fundado ante la llegada de lluvias, huracanes y tormentas, debido a la facilidad con la que se inunda la ciudad, pues cada vez se repite el mismo escenario: encharcamientos en casas y calles, los carros quedan atrapados bajo el agua en pasos a desnivel, aumenta el tráfico y los choques, entre otros percances.

A decir de especialistas, lo anterior sucede debido a la falta de zonas de absorción en los cerros por los desmontes para construir fraccionamientos, lo cual causa que el agua fluya más rápido y con mayor peligrosidad hacia la zona baja y se estanque por la falta de infraestructura pluvial en la metrópoli.

En el sur de Monterrey se presentan mayores afectaciones por este concepto debido a que confluyen diversos arroyos como el de La Chueca, La Virgen, El Calabozo, Los Elizondo, El Diente, Arroyo Seco, Carpinteros y el río La Silla, principalmente, explicó el biólogo, Antonio Hernández Ramírez.

Pese al riesgo hidrológico en la cuenca del río La Silla la extensión de la red de drenaje pluvial corresponde solo a 4.25 por ciento del total de la red de drenaje sanitario, pues mientras que el primero consta de 50 mil 414.42 metros, el segundo es de 1 millón 185 mil 011.67 metros, según información proporcionada por Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey.

Por tal motivo, cada vez que llueve se ven afectadas 40 colonias ubicadas bajo la subcuenca del río La Silla y 29 colonias en la subcuenca del río San Juan, explicó Hernández Ramírez, con base en cálculos del Sistema de Información Geográfica (QGIS).

De hecho, el área está catalogada como una zona de riesgo en el Plan de Desarrollo Urbano del Municipio de Monterrey 2013-2025 y se recomienda evitar construcciones debido a “su alta acción corrosiva en las tuberías” además de su “suelo erodable”.

Sin embargo, Hernández advirtió que solo quedan aproximadamente 4 mil 283 hectáreas de zona no urbanizada antes de llegar al límite en donde comienza el área natural protegida del Cerro de la Silla y del Parque Nacional Cumbres, respectivamente.

Además, un cálculo realizado por el especialista con una herramienta de Sistema de Información Geográfica (QGIS), reveló que existe una superficie aproximada de 67.57 hectáreas de suelo ya desmontado por la creación de siete nuevos desarrollos en el cerro La Silla y en el Parque Nacional Cumbres.

Por lo tanto, advirtió, de seguir con la tendencia de urbanizar en las faldas de los cerros y de la escasa construcción de drenaje pluvial se agravaría el problema de las inundaciones en un corto plazo.

Recordó que con la llegada del huracán Alex el radio de afectación (o buffer) paralelo al río la Silla fue de 300 metros; por lo que al urbanizar esas 4 mil 283 hectáreas que quedan en los cerros podría aumentarse al doble la catástrofe.

“Se agravaría a niveles que me parece que ahorita no hemos visto, por ejemplo, durante la tormenta tropical Alex, que es la lluvia reciente catastrófica, te diré que a un buffer de 200 o 300 metros del río La Silla fueron afectados, en mayor o menor grado.

“Si se urbanizan estas hectáreas con la misma tendencia que ahorita, ese buffer o esas franjas de 300 metros se aumentarían, o sea el pronóstico es quizás al doble. ¿Por qué? porque todas esas áreas de absorción corresponden a los espacios que no han sido urbanizados se perderían, se perdería ese servicio ambiental de protección”, alertó.

Aunque el estudio en cuestión aborda la problemática del sur de Monterrey, concluyó el biólogo, esta situación se replica en toda la zona metropolitana.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.