• Regístrate
Estás leyendo: Ejidatarios mantienen su rechazo al CIMARI
Comparte esta noticia
Viernes , 25.05.2018 / 22:03 Hoy

Ejidatarios mantienen su rechazo al CIMARI

Javier Calderón Domínguez director de SEMNSA, afirma que los procesos que se realizarán en el confinamiento de residuos industriales no generan emisiones contaminantes.

Publicidad
Publicidad

Ana Ponce

Noria de la Sabina es una comunidad ejidal del municipio de General Cepeda, Coahuila y está aproximadamente a 70 kilómetros de Saltillo.

Tiene cerca de 100 habitantes y la principal actividad de es el tallado de la lechuguilla, extracción de cera de candelilla y la recolección de orégano.

En octubre de 2014 los pobladores de esta y otras comunidades aledañas se enteraron que la empresa Sociedad Ecológica Mexicana del Norte S.A. (SEMNSA), que forma parte de la empresa Ecolimpio A.C propiedad de Daniel Calvert, contaba con la autorización sobre el impacto ambiental de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para la instalación de un confinamiento de residuos industriales.[OBJECT]

La Semarnat había otorgado la autorización desde julio de 2014, información que los tomó por sorpresa, pues de acuerdo a diversas declaraciones de los habitantes de Noria de la Sabina, los representantes de SEMNSA habían asegurado que se instalaría una fábrica que generaría empleos suficientes.

Fue desde entonces que los ejidatarios comenzaron a organizarse para tratar de impedir a toda costa que el centro para el reciclaje, tratamiento y confinamiento controlado de residuos peligrosos no se instale en el ejido.

Su oposición señalan, es por el hecho de que la empresa SEMNSA los engañó al no dar a conocer que se trataba de un centro para residuos peligrosos.

En segundo lugar existe una preocupación generalizada por las consecuencias que esto pueda traer a su salud, la de sus hijos y la contaminación ambiental, tanto de el agua, el aire y los recursos naturales en los que se basa su actividad económica.

A finales de 2014 la empresa contaba con los permisos de la Semarnat referentes al impacto ambiental, sin embargo aún estaba en trámite la autorización del Ayuntamiento de General Cepeda para cambio de uso de suelo, el cual sería factor determinante para su instalación.

El alcalde Rodolfo Zamora Rodríguez aseguró en ese entonces que no conocía el proyecto, que el cabildo analizaría los pros y contras que traería consigo la instalación y prometió que si se demostraba que afectaría a la población no se otorgarían los permisos de cambio de uso de suelo.

Sin embargo el alcalde ya conocía el proyecto, pues de acuerdo al resolutivo de la Manifestación de Impacto Ambiental publicado por la Semarnat, esta dependencia envió al municipio el 26 de mayo del año pasado la información correspondiente.[OBJECT]

Para que manifestara si estaba de acuerdo o no, concluyendo que el gobierno municipal no tenía inconveniente para que se realizara el proyecto.

Desde ese momento los movimientos, manifestaciones y marchas en contra del denominado Centro Integral para el Manejo y Aprovechamiento de Residuos Industriales (CIMARI) en Noria de la Sabina empezaron a tomar fuerza, pues se unieron otros municipios, agrupaciones, partidos políticos, incluso la Diócesis de Saltillo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.