• Regístrate
Estás leyendo: Duranguenses se resisten a ser funcionarios de casilla
Comparte esta noticia

Duranguenses se resisten a ser funcionarios de casilla

Para la elección del 1 de julio en el Estado son necesarias aproximadamente 22 mil 500 personas, para los 2 mil 500 centros de votación.


Publicidad
Publicidad

Para la elección del 1 de julio en Durango son necesarias aproximadamente 22 mil 500 personas, para los 2 mil 500 centros de votación.

Gerardo Juárez Corral, vocal de organización del Instituto Nacional Electoral, explicó que las zonas donde se registra mayor resistencia a participar es en la zonas urbanas y en el momento que personal del INE se presenta en sus hogares, pretextan que no pueden atender el llamado.

Indicó que señalan que no estarán en la ciudad o que se encontrarán en horario laboral. En cambio en las áreas rurales, incluso se contrata personal de la zona para capacitar a los ciudadanos y es por eso que se cuenta con la apertura necesaria para que otros habitantes participen el día de las elecciones como representantes de casilla.

Municipios como El Mezquital, Súchil, Santa María del Oro, Mapimí, Villa Hidalgo, Ocampo, San Juan de Guadalupe o Simón Bolívar, cuenta con gran participación en el momento que se instalan las casillas por parte del INE.

Indicó que es el 30 por ciento de la lista nominal en Durango. Son aproximadamente 120 mil ciudadanos en la entidad. Recalcó que en estos momentos se les entrega la notificación del sorteo para verificar el cumplimiento de los requisitos legales y si se cumplen, se les invita a que participen en ser funcionarios.

Explicó que ahora se espera que acepten la notificación y comiencen con el proceso de capacitación. Y una vez concluida, se realiza un nuevo adiestramiento por sorteo de igual manera. Destacó que el proceso apenas inicia y se desconoce la cantidad de rechazo de personas a capacitarse.

dcr

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.