Se disputan limosnas comuneros e Iglesia

Para evitar enfrentamientos, se ofrece como administrador “voluntario”, a fin de vigilar el dinero generado en el santuario de la Virgen de Juquila.
Fieles de la comunidad frente al santuario estatal.
Fieles de la comunidad frente al santuario estatal. (Nelly Salas)

Oaxaca

El gobierno de Oaxaca llamó a una tregua a los grupos que se disputan el control de los 12 millones de pesos de limosnas que se generan en El Pedimento del santuario de la Virgen de Juquila.

El subsecretario de Desarrollo Político, de la Secretaría General de Gobierno estatal, Carlos Santiago Carrasco, aseguró que buscarán agotar el diálogo para dirimir los derechos de propiedad comunal con los religiosos.

Incluso, para evitar confrontaciones, el gobierno estatal se ofreció como administrador "voluntario, de buena fe" temporalmente, para fungir como órgano vigilante de los recursos ingresados y facilitar las condiciones para la firma de un nuevo acuerdo de conciliación entre las dos partes.

Indicó que las autoridades buscan que El Pedimento siga funcionando, señalando que se ha establecido un operativo de seguridad para resguardarlo y evitar una nueva ocupación violenta por parte de grupos ajenos.

El funcionario detalló que el operativo también tiene como objetivo cuidar la integridad de los peregrinos durante las semanas Santa y de Pascua.

La historia

El cronista Bernardo Alberto Cuevas, quien termina un libro sobre El Pedimento, recuerda que a este espacio se le conocía como el Cerro de los 4 Vientos y era el punto de cruce de las comunidades chatinas y peregrinos que iban rumbo a Juquila.

Cerca de 1960 se le ocurrió a alguien poner en ese cruce una cruz de madera y vender de alimentos.

Los visitantes comenzaron a dejar monedas al pie de la cruz, "fue cuando le preguntaron al padre Cornelio Burguete qué hacían con la cruz y el dinerito".

El sacerdote recomendó dejar ahí la cruz y que se repartieran el dinero, que era poco. Pero esas limosnas fueron creciendo al grado de que ahora han generado mucha violencia.

El Pedimento hasta hace dos semanas estaba bajo control de un grupo representativo de los cinco barrios de Santa Catarina Juquila —quienes querían utilizar los fondos para mejorar la infraestructura de su demarcación—; sin embargo, la autoridad comunal reclamó su posesión intentando recuperarlo violentamente, con un saldo de un muerto y tres heridos.

En tanto, el presidente municipal de Santa Catarina Juquila, Manuel León, afirmó que para poner fin al conflicto por la disputa de las limosnas en el santuario de la Virgen de Juquila decidió devolver a la Iglesia el control y administración del lugar.

Según el edil, cada año se recaudan en el santuario poco más de 10 millones de pesos.

Aceptó que en los últimos 29 años eran los presidentes municipales quienes decidían el destino de los recursos, que lo mismo servían para financiar campañas, que para pagar caprichos suntuosos de políticos y caciques.

El munícipe afirmó ser el primer edil en medio siglo que no utiliza las limosnas de los feligreses para realizar obra pública.

Advierte que al hacer gestiones directas ante la Federación y el estado logró sumar más de 22 millones de pesos para mejorar la infraestructura y la imagen del destino —catalogado como uno de los santuarios religiosos más importantes de Latinoamérica, después de la Basílica de Guadalupe y San Juan de los Lagos.

Dijo que como resultado de la labor que se realizó para enaltecer el destino religioso, se espera que este año aumente hasta en 10 por ciento la asistencia de feligreses y peregrinos que acuden anualmente al santuario.

Se estima que cada año visitan a la Virgen de Juquila poco más de 2.5 millones de personas.

Detalló que hay un plan para mejorar la infraestructura hotelera y reordenar el comercio informal, que fue retirado de la plaza central del lugar.

En tanto, el arzobispo de la diócesis de Oaxaca, José Luis Chávez Botello, llamó a devolver a la Iglesia la tutela y administración del sitio, por lo que los fondos que ingresan deben ser usados para mejorar el santuario.

De acuerdo con el prelado, hay una petición ante la Secretaría de Gobernación para facilitar, mediante acuerdo con la dependencia, la devolución del lugar a la arquidiócesis de Oaxaca.

Los millones de la fe

La disputa por los 12 millones de pesos en limosnas entre los fieles y los comuneros, incluso entre ellos mismos, es fuerte. Los miles de peregrinos nacionales y extranjeros que llegan al lugar cargados de fe, veladoras y cartas con solicitudes o agradecimiento por milagros, no se imaginan que desde hace casi 30 años el problema crece.

La Semana Santa y el fin de año son de fiesta en la región enclavada en la sierra sur de Oaxaca, para los casi 3 millones de visitantes que llegan al año, movidos por su fe hacia la Virgen de Juquila, que data de 1780.

Antes de llegar al santuario pasan por la ermita de El Pedimento.

Según la leyenda, hace años un sacerdote habló con la virgen para que establecieran en el lugar el santuario de Juquila. Cada que se colocaba la imagen al siguiente día aparecía en El Pedimento.

La violencia

Y todo son limosnas, dinero que genera violencia en la región.

En entrevista con MILENIO, el rector del santuario, Jacinto López, afirmó que cada año se juntan alrededor de 10 millones de pesos en limosnas y en El Pedimento de 12 millones. Esta cantidad es la que está en disputa.

Lo cierto es que muy pocos conocen las cifras reales. Para los naturales las limosnas que se depositan en El Pedimento suman hasta 25 millones de pesos al año.

Para el subsecretario Jurídico y de Asuntos Religiosos de la Secretaría General de Gobierno estatal, Dagoberto Carreño, la cantidad de dinero que se recolecta en El Pedimento simplemente es un monto significativo y es difícil saberlo.

Las cifras

Según el rector, cada año llegan 3 millones de fieles al santuario.

De enero a la fecha tienen el registro de mil 500 peregrinaciones y precisa que cada una es "de 40 personas en adelante".

Sobre el manejo de las limosnas en el santuario, aclara: "Aquí tenemos una administración, rendimos cuenta a la curia". Según él esto no sucede en El Pedimento.

El litigio

Carreño dijo que el actual presidente de Bienes Comunales, Marcelo Salinas, interpuso un amparo contra el gobernador y el presidente municipal de Juquila para que les sean restituidos los terrenos de El Pedimento.

En breve el juez de distrito, dictara sentencia sobre ese juicio.

"El comisariado de Bienes Comunales dice que tienen documentos que demuestran que ese espacio forma parte de sus bienes y la Iglesia; afirma que al ser un recinto en el cual se profesa una fe, debe ser administrado por ellos".

Los argumentos de los comuneros y la Iglesia se refieren a la tierra y al recinto religioso, pero en el fondo son las limosnas las que están en disputa.

Para contener la violencia por el dinero, en noviembre de 2013 se firmó un acuerdo entre comuneros para que fuera el gobierno estatal el administrador del lugar. Lo recaudado se aplicaría en obras sociales.

Pero esto solo duró hasta febrero pasado, cuando apareció la violencia que ha dejado un muerto y varios heridos.

Para Jacinto López, la disputa es por el uso de grupos políticos de las limosnas de El Pedimento, afines al PRI, PRD y PAN.

"Es un problema que ya lleva 30 años, hemos hecho una solicitud a la Secretaría de Gobernación para que se nos regrese este espacio".

Entrevistado en el santuario de Juquila, acusó que "es una situación de violencia. Los recursos que llegan no son bien utilizados. Siempre hay pleitos entre grupos en el poder, sea la autoridad municipal o de Bienes Comunales".