Diputados del PRI cierran Congreso de Oaxaca

Pretenden detener la discusión del presupuesto estatal y el paquete fiscal. Dicen que no han sido tomadas en cuenta sus propuestas. 

Oaxaca

Un grupo de choque liderado por 10 diputados locales del Partido Revolucionario Institucional (PRI), cerraron con candados la sede de la Legislatura local para detener la discusión del presupuesto estatal y su paquete fiscal, exigiendo a cambio recursos para agilizar sus gestiones personales.

Los manifestantes son liderados por el diputado Fredy Gil Pineda, -quien tiene en su contra una denuncia penal por haber agredido al vicepresidente de la Mesa Directiva Jeffte Méndez-.

Según los legisladores que tomaron la sede legislativa, no se ha tomado en cuenta las propuestas que realizaron en relación al presupuesto de egresos del gobierno estatal.

Además se quejaron respecto a que el resto de las bancadas quieren aprobar diversos proyectos sin tomarlos en cuenta, por lo cual, decidieron esta acción para no permitirlo.

Dijo que algunas de sus demandas son: que no se reduzcan los presupuestos para gestión, ya que estos los emplean para apoyar a las comunidades de sus distritos en donde no llegan los programas gubernamentales.

Esto dejaría desprotegidos a pobladores que les han confiado la ayuda, ya que de otra forma no podrían obtener algún tipo de beneficio.

Gil Pineda  indicó que ante la falta de acuerdos decidieron llevar a cabo esta protesta para que se logren avances que traigan desarrollo a la sociedad en general.

En su pliego de demandas hay solicitud de recursos  para aterrizar proyectos de apoyo a migrantes, procesadoras de frutas, el proyecto técnico de la supercarretera Barranca Larga-Miahuatlán, central de bomberos para Pinotepa Nacional, viviendas en colonias de Huajuapan y un fondo de aseguramiento para el campo debido a que los campesinos no tienen forma de acceder a créditos, entre otras.

En tanto El presidente de la Junta de Coordinación Política (JCP) de la LXII Legislatura, Félix Antonio Serrano Toledo, reprobó la actitud y comportamiento de los diputados y diputadas de la Fracción Parlamentaria del PRI, quienes con el apoyo de un grupo de personas ajenas a la institución, cerraron los accesos a las instalaciones del Congreso Estatal, durante varias horas.

Subrayó que son condenables ese tipo de actitudes, “como legisladores debemos fomentar el diálogo, en un ambiente de discusión, de debate político y no de agresiones físicas, no es el espacio legislativo donde se debe fomentar la violencia”.

 Afirmó que hay una mayoría parlamentaria que está impulsando una agenda legislativa en común, el interés y trabajo ha quedado demostrado al aprobar seis iniciativas de Ley en dos sesiones en este segundo año legislativo.

“Esa es la ruta que estamos siguiendo y creemos que las diferencias se deben debatir y analizar en el Pleno, no bloqueando las actividades del Congreso y mucho menos utilizar grupos porriles”,  aseveró.

Consideró que hechos de esta naturaleza, “desencadenan situaciones adversas, posiciones retrogradas, que debieron superarse desde hace mucho tiempo y que sus acciones no contribuyen en nada a la paz que necesita el estado”.

Serrano Toledo lamentó que las actitudes de sus compañeros legisladores, quienes llegaron por la vía de la votación con el compromiso de cuidar los intereses de los ciudadanos, hoy con sus acciones contribuyan al desprestigió y rechazo del trabajo legislativo por parte de la ciudadanía.

 Aclaró que la liberación de las puertas del Congreso no se realizó bajo ninguna negociación económica, así como tampoco  existe un pliego petitorio por parte de las y los diputados del PRI, “pues en todo caso, tuvieron que haber trasladado la negociación con el Ejecutivo del estado y no al interior del Poder Legislativo.