Se deslinda gobierno de Guerrero de conflicto en Tixtla

El gobernador Ángel Aguirre asegura que no dio la orden de detener a quien obstaculizara el bombeo del agua de la Laguna Negra y menos que se enfrentara a los pobladores.

Guerrero

El gobernador Ángel Aguirre Rivero se desmarcó del conflicto entre damnificados y comuneros de Tixtla; sostuvo que no dio la orden de detener a quien obstaculizara el bombeo del agua de la Laguna Negra y menos que se enfrentara a los pobladores.

En las instalaciones de la 35 Zona Militar, el jefe del Poder Ejecutivo local explicó que dio la indicación a la dirección de la Comisión de Agua Potable y Saneamiento (Capaseg) de que se tomaran todas las medidas para desfogar la laguna sin que eso implicara contaminación.

Reconoció que es válida a preocupación de los comuneros de Atliaca en el sentido de pedir que no se contaminen sus mantos acuíferos, por lo que se necesita garantizarles todas las medidas preventivas y resarcir lo que se dañe.

El gobernador dijo que tiene información sobre la queja que los comuneros presentaron ante la Comisión Estatal de Defensa de los Derechos Humanos (Coddehum) por la detención arbitraria que sufrieron, por lo que asumió que están en su derecho de hacerlo.

Recomendó manejar ese tipo de asuntos con mucha inteligencia y sensibilidad, anteponiendo siempre el principio del dialogo, la conciliación y la búsqueda del bien común.

Sin embargo aclaró que su gobierno nunca dio la orden de detener a los comuneros que se opusieran al bombeo del agua de la Laguna Negra, como lo dijo el alcalde Gustavo Alcaraz Abarca.

“Lo digo de manera clara y contundente: Yo no le ordeno a las policías municipales; las policías municipales dependen de los presidentes municipales, yo solo mando a la policía del Estado”.

Enseguida dijo que cualquier irregularidad en el caso se investigará puntualmente.