Aumenta deserción escolar en Mérida por embarazos

La Secretaría de Educación de Yucatán informó que este fenómeno se ha duplicado en la última década. Se estima que siete mil estudiantes abandonan sus estudios por esta situación.

Mérida

Al menos siete mil jóvenes no regresarán este año a las aulas en Yucatán, debido a embarazos precoces, destacó el presidente de Hogares Maná, Víctor Chan Martín, organización que tiene un centro de atención para ayuda a mujeres con embarazos no deseados.

Con datos de la Secretaría de Educación de Yucatán, informó que la deserción de jóvenes adolescentes por causa del embarazo se ha duplicado en la última década en esta parte del país y se estima que unas siete mil estudiantes abandonan sus estudios al año por esta situación.

Un ejemplo de este problema es la demanda al programa de becas de apoyo a la Educación Básica de Madres Jóvenes y Jóvenes Embarazadas (Promajoven), por lo que en menos de dos años se triplicaron los apoyos.

De acuerdo al Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (Inegi), de 2000 a 2010 la cantidad de madres adolescentes que desertan en su educación básica en el país se multiplicó en 266 por ciento, al pasar de 135 mil 287 a 360 mil 800.

A esto se suma que de acuerdo a un estudio del Consejo estatal de población, en Yucatán unas siete mil jovencitas de 15 a 19 años de edad se embarazan al año y por lo tanto tienen que abandonar sus estudios.

El problema es grave en la entidad al ser la sexta del país con mayor incidencia de jóvenes embarazadas y de continuar en este ritmo, en 2030 Yucatán será una de los dos estados del país con mayor incidencia de este problema social.

Problema que también afecta al sector educativo al ser la principal causa de deserción de mujeres a nivel secundaria y preparatoria.

Un ejemplo claro es en la colonia Emiliano Zapata I del sur de Mérida, una de las más marginadas, donde el común denominador es que las jóvenes se embaracen desde los 13 o 14 años de edad.

'Las mujeres son las más vulnerables ante los problemas que enfrentan en la familia y la colonia y terminan embarazándose, y en su mayoría abandonan sus estudios', destacó el presidente de Hogares Maná, Víctor Chan Martín, organización que tiene un centro de atención en ese lugar.

En gran parte las jóvenes dejan la escuela debido a que sus padres por 'castigo' se niegan a continuar pagando sus estudios o porque se van a vivir a casa del novio y ya no cuentan con oportunidades para seguir preparándose.

Las becas del Promajoven se han incrementado de 350 chicas a 993.

La directora del Instituto de Becas y Crédito Educativo del Estado de Yucatán (Ibecey), María Ester Alonzo Morales, recalcó que para solicitar esta beca, los requisitos son ser mexicana, estar estudiando en escuela pública o abierta, ser madre o estar embarazada y tener de 12 a 18 años 11 meses, aunque hay casos donde si es menor de 12 años se le acepta. Estas becas son para educación básica, primaria o secundaria.

María Ester Alonzo comentó que muchas jóvenes quieren seguir sus estudios, pero encuentra como primer obstáculo al novio o incluso al director de escuela que ya no las acepta, en especial en el interior del estado.

'Ellas quieren superarse, al menos terminar su educación básica, por lo que se les apoya incluso si continúan sus estudios en un sistema no escolarizado', subrayó. Para quienes estudian en una escuela, el apoyo es de 850 pesos al mes y para el sistema no escolarizado de mil 700 por cada módulo.