• Regístrate
Estás leyendo: Desdeñan al Super Bowl en Guadalajara
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 07:19 Hoy

Desdeñan al Super Bowl en Guadalajara

Armados con hieleras, sillas, almohadas y jerseys de diferentes equipos, los amantes del futbol americano se dispusieron a pasar una buena tarde.

Publicidad
Publicidad

Diego Alejandro Reos

El Super Bowl 50 no causó revuelo en la ciudad. Alrededor de 400 personas fueron las que se reunieron a la altura de los Arcos de Guadalajara para atestiguar el magno evento de la NFL entre los Broncos de Denver y las Panteras de Carolina.

La pantalla gigante se encendió en punto de las 16:00 horas y algunos entusiastas llegaron desde temprano para apartar un espacio. Armados con hieleras, sillas, almohadas y jerseys de diferentes equipos, los amantes del futbol americano se dispusieron a pasar una buena tarde.

Entre los presentes destacó un aficionado de los Steelers de Pittsburgh que ataviado de abeja, llamó más la atención que los contados broncos que figuraron entre los asistentes. Ni siquiera el notorio naranja de su indumentaria pudo pintar la Avenida Vallarta en esta tarde de domingo.

El caso de las Panteras fue aún más triste. Se fueron los dos primeros cuartos del juego y ningún aficionado de Carolina se asomó para observar cómo su equipo recortaba distancias a los de Peyton Manning.

Tuvo que llegar el medio tiempo para que mejorara el ambiente; Coldplay, Bruno Mars y Beyonce pusieron a cantar a unos tapatíos que conforme pasaba el tiempo más resentían el descenso de la temperatura.

Luego el show terminó y con él se fueron un gran número de personas que prefirieron buscar un nuevo sitio para pasar el último suspiro del fin de semana. Ya sólo eran cerca de 300 almas las que vieron el amanecer del tercer cuarto.

Como era de esperarse, las emociones del público se incrementaron cuando el juego agonizaba. A tres minutos del final, Denver anotó el touchdown con el que se pusieron a 12 puntos de Carolina y prácticamente amarraron el Lombardi, razón suficiente para que los presentes aplaudieran frente a la pantalla.

De a poco, los espectadores que restaban se fueron alejando y en el lugar sólo quedaron los 200 elementos que resguardaron durante el juego. Paramédicos y policía municipal se fueron sin mayor novedad más que haber atestiguado el segundo triunfo de Peyton Manning en un Super Bowl.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.