Desalojan escuela en Veracruz

Industria del Vestido, Estilista Cosmetóloga, Preparación y Conservación de Alimentos son algunas de las carreras que a nivel técnico se ofertan. 
A las alumnas ya no se les permitió entrar a las aulas
A las alumnas ya no se les permitió entrar a las aulas (Isabel Zamudio)

Veracruz

Más de 800 estudiantes, en su mayoría madres solteras y mujeres trabajadoras, así como 50 docentes, fueron desalojados de la Escuela Industrial “Adolfo López Mateos”, cuyo plantel fue donado por el gobierno estatal a la Secretaría de Marina Armada de México, para construir allí un nuevo hospital naval.

El problema está en que las nuevas instalaciones que albergará la escuela no se encuentran listas como les habían prometido, y será hasta el mes de mayo cuando terminen las obras.

Las estudiantes  perderán más de un mes de clases, explicó la delegada del Sindicato Único de Trabajadores de Enseñanza Media, Eva Norma Espinoza de los Monteros.

Industria del Vestido, Estilista Cosmetóloga, Preparación y Conservación de Alimentos son algunas de las carreras que a nivel técnico se ofertan en la escuela industrial, donde amas de casa y madres solteras aprenden algún oficio para trabajar o autoemplearse.

La institución educativa localizada en las calles de Arista y Xicotencatl, a un lado de la Tercera Zona Naval y a media cuadra del actual Hospital Naval, opera desde hace 145 años y este jueves fue el último día de clases allí.

Por los cursos que se ofrecen necesitan instalaciones eléctricas y talleres especiales de los que carece el que será el nuevo plantel que operaba antes como escuela primaria y que se localiza en las calles de Virgilio Uribe y Xicoténcatl.

“El problema es que nos había prometido que nos iríamos hasta que la otra escuela estuviera lista, pero ahora por las prisas de las obras del Centenario dicen que ocuparán el edificio para albergar a marinos y nos tenemos que ir ya, pero no tenemos dónde, la otra escuela no está terminada”.

Los salones no son comunes y corrientes, no es solo poner  un pizarrón y bancas, sino talleres con instalaciones especiales.

Frente al viejo plantel cañones de la Armada han sido colocados, mientras que trabajadores de la Secretaría de Marina realizan labores de limpieza y pintura.

En los pasillos del  inmueble cientos de maniquíes, hornos eléctricos, de microondas, batidoras, secadoras de cabello, estufas y máquinas de escribir y de coser de los diferentes talleres esperan ser trasladas a una bodega donde permanecerán almacenadas hasta el mes de mayo en que reinicien clases.

“Queremos darles el beneficio de la duda a las autoridades y esperar que para mayo esté todo listo y entreguen el nuevo plantel equipado, pero había prometido que nos quedaríamos hasta que terminaran las obras y no lo cumplieron”, precisó la delegada sindical.