Desalojan a Movimiento Popular Guerrerense de Tlapa

Habitantes del lugar quemaron mantas e incendiaron camionetas oficiales que retenían desde octubre de 2014, como respuesta a la quema de boletas que hicieron los del MPG.

Chilpancingo

Habitantes de colonias, algunos simpatizantes del PRI y del Partido de los Pobres (PPG) desalojaron el campamento que integrantes del Movimiento Popular Guerrerense (MPG) mantenía en la plaza central de Tlapa de Comonfort, quemaron sus mantas e incendiaron las camionetas oficiales que retenían desde octubre de 2014, como una reacción ante la destrucción de 116 mil boletas electorales cometida por los activistas durante la noche del lunes.

Los integrantes del MPG se replegaron hacia las instalaciones de la Normal pública de la ciudad, ahí el profesor Ubaldo Segura Pantoja aseguró que la acción fue implementada por un grupo de 200 personas que se asumieron como habitantes de la colonia Caltitlán, muchos de ellos aseguró: "Eran cholos que llevaban machetes, palos y piedras, militantes del PRI y del PPG".

Hasta la madrugada de este martes, el MPG no resolvía si trataría de recuperar la plaza y las instalaciones del ayuntamiento, que permanecían tomados como parte del movimiento encaminado a reclamar la presentación con vida de los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, tras los ataques armados del 26 de septiembre de 2014 en Iguala de la Independencia.

Quema de boletas, el detonante

La del lunes fue una jornada de bloqueos impulsada por habitantes de 180 comunidades afectadas por la tormenta tropical Manuel y el huracán Ingrid, las que denuncian el incumplimiento de compromisos pactados con el gobierno federal.

El MPG decidió movilizarse también durante la noche del lunes, motivados entre otras cosas por las protestas realizadas en cuatro estados de la República en contra de instalaciones de órganos electorales.

Alrededor de las 21:00 horas, unas 20 personas cubiertas del rostro irrumpieron en las instalaciones del Consejo Distrital número 28 del Instituto Electoral de Participación Ciudadana (IEPC).

Violaron las puertas, una vez adentro destruyeron muebles y equipo de cómputo, tomaron la papelería oficial y se lo llevaron hacia su campamento, en la plaza central de la ciudad.

El inmueble que alberga al Consejo Distrital número 28 se ubica en la colonia Caltitlán, algunos vecinos intentaron quitarles la papelería, sin embargo los del MPG se retiraron apresuradamente y ya en el campamento le prendieron fuego, como una manera de ratificar su postura de rechazo a los comicios del 7 de junio.

El IEPC informó la noche del lunes, que los del movimiento popular se habían llevado 116 mil 324 boletas que se utilizarían para la elección de gobernador, diputado local y ayuntamiento.

Dicho material será reimpreso, por lo que el órgano electoral aseveró: "Este hecho no pone en riesgo el desarrollo de la elección".

Del desalojo

Alrededor de las 23:00 horas, vecinos de la colonia Caltitlán y Ever Mateos se dirigieron al campamento para increpar a los integrantes del MPG y reclamar que respetaran su derecho al voto.

Ubaldo Segura Pantoja, integrante del movimiento dijo que eran al menos 200 personas, entre ellos "un grupo gran de cholos que tenía machetes, palos y piedras".

Los colonos señalaron que hubo muchos vecinos que se espantaron por la irrupción en el INE, al principio el diálogo fue pacífico, pero después se tornó violento y fue cuando los del MPG decidieron replegarse.

Segura Pantoja dijo que los agresores fueron enviados por tres actores de diferentes partidos políticos; el alcalde con licencia del PT, Victoriano Wences Real, el dirigente del PRI municipal Javier Morales Prieto y el líder del Partido de los Pobres de Guerrero (PPG), Francisco Zurita Cándido.

En el campamento había solo 70 integrantes del MPG, razón por la que decidieron replegarse, una vez con la plaza y el ayuntamiento libres, los colonos comenzaron a bajar las mantas y les prendieron fuego.

También incendiaron tres camionetas que permanecían retenidas desde octubre de 2014, la dimensión del fuego fue tal, que habitantes del centro de Tlapa debieron salir de sus domicilios para sofocarlo, temerosos de que la conflagración afectara sus viviendas.

De manera presurosa los activistas se refugiaron en la Normal Regional de Tlapa, ahí dieron aviso a Gobernación estatal de lo que sucedió y reportaron que no tenían lesionados.

Hasta la mañana del martes, los integrantes del MPG no resolvían si intentarían recuperar el control de la plaza y del palacio municipal.