Investigan derrumbe en Mérida; dejó 16 heridos

La construcción que se vino abajo estaba en el centro de la capital yucateca y era remodelada por albañiles de Uayma.
Rescatistas revisan el predio derrumbado.
Rescatistas revisan el predio derrumbado. (Notimex)

Mérida

La Dirección de Protección Civil de Yucatan informó que investiga las causas del derrumbe de un inmueble en el centro histórico de Mérida, el cual permanece acordonado para evitar más accidentes.

La construcción está en la calle 54, entre la 65 la 67, se desplomó cerca de las 7:30 de la mañana del jueves y dejó un saldo de 16 personas heridas, ocho de gravedad que requirieron hospitalización.

Una mujer, vendedora ambulante quien comercializa xek, como se nombra en lengua maya al coctel de naranjas, mandarinas y jícamas con chile y limón, fue la más afectada porque le cayó una roca en las piernas y sufrió fractura de cadera.

En el interior del predio al amanecer se encontraban 12 albañiles, los cuales pernoctaban en el sitio en el que realizaban reparaciones para habilitarlo como un expendio de cárnicos.

La zona se caracteriza por edificios viejos, varios de ellos en el catálogo de predios históricos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), por lo que se encuentran en una lista que prohíbe su demolición, pese a tener más de 100 años en varios casos.

Las otras cuatro víctimas son vendedoras ambulantes quienes ocupan las aceras y fachadas de los predios de la populosa zona, cercana a la Plaza Grande, como se conoce al zócalo de Mérida.

Al lugar de los hechos arribaron elementos de diversas corporaciones policiacas, el Ejército mexicano, la Cruz Roja Mexicana, así como de Protección Civil municipal y estatal.

El edificio fue demolido totalmente tras el percance y la zona cercada con vallas metálicas, en tanto se realiza una evaluación de los daños en los predios aledaños.

Los albañiles lesionados, según la Secretaría de Seguridad Pública, son Daniel de Jesús Euán Ay, Miguel Abelardo Uc Caamal y José del Socorro Ku Kinil, de 17, 22 y 23 años de edad, respectivamente.

La mayoría de los afectados eran albañiles y soldadores del municipio de Uayma y los más afectados fueron enviados al hospital Agustín OHorán.