Cuatro días sin agua por derrame en el río Sonora

La Conagua y el gobierno estatal ofrecieron pipas y líquido embotellado, pero no han llegado.
El gobierno de Durango solicitó se declare zona de desastre, pero se descartó esa medida.
El gobierno de Durango solicitó se declare zona de desastre, pero se descartó esa medida. (Especial)

Sonora y México

A pesar de que las autoridades federales y estatales afirman que la ayuda a los municipios afectados por el derrame de químicos en el río Sonora fluye, en comunidades como Puerta del Sol, en el municipio de Ures, la realidad es diferente: desde el pasado domingo, el suministro de agua se suspendió para evitar el bombeo de pozos posiblemente contaminados.

En tanto, ahora en Durango debido a las lluvias una mina derramó 2 mil metros cúbicos de una solución cianurada

En Sonora, la Comisión Nacional del Agua y el gobierno del estado ofrecieron pipas y líquido embotellado; no obstante, hasta ayer la ayuda aún no llegaba.

"No han hecho nada porque no han traído pipas ni agua", comentó Fernando Haro, habitante de esa comunidad.

En el poblado, ubicado a más de 70 kilómetros de Hermosillo, habitan alrededor de 180 personas, las cuales viven a la orilla del río Sonora, cuerpo de agua importante para ellos porque suministra los pozos aledaños y sirve de abrevadero de
los animales.

Ahí la información sobre las implicaciones del derrame de 40 mil metros cúbicos de ácido sulfúrico de la mina Buena Vista del Cobre, ocurrido el pasado 6 de agosto, llega a cuentagotas.

—¿Las autoridades han venido a decirles qué es lo que deben hacer? —se le preguntó a José Mario Haro, dueño de cabezas de ganado.

—No, no han venido, el comisario solo estuvo un ratito.

—¿Le han dicho de qué está contaminada?

—No he sabido, solo avisaron que apartáramos agua porque del río no se puede tomar. Dicen que da diarrea y vómito.

Aunque las lluvias de los últimos días han provocado que los contaminantes se comiencen a diluir, el agua no se observa igual, dicen pobladores.

La presencia de químicos como aluminio, arsénico, fierro y níquel en niveles por encima de la norma, en más de 200 kilómetros en el cauce del río, provoca que el agua tenga una apariencia aceitosa en su ya de por sí tono café, producto del líquido revuelto.

En el pueblo solo han escuchado que la empresa Grupo México, administradora de la mina, se hará responsable de los daños; sin embargo, hasta ahora no los han visitado.

En contraste, el gobernador de la entidad, Guillermo Padrés, aseguró que, desde el inicio de la contingencia ordenó el envío de agua potable a la población, así como los trabajos de levantamiento del bordo de contención, monitoreo de pozos, vigilancia y aplicación de cal para neutralizar las sustancias.

Por la tarde, Padrés y David Korenfeld, titular de la Conagua, realizaron un sobrevuelo por el cauce del río Sonora hasta Cananea, para observar el impacto de las afectaciones.

El oro

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) atendió la emergencia ambiental generada por el derrame de 2 mil metros cúbicos de solución cianurada en la mina Proyecto Magistral, en el municipio El Oro, en Durango, provocado por las lluvias.

El incidente preocupa al gobierno local, que solicita a las instancias federales que el lugar sea declarado zona de desastre; sin embargo, hasta el cierre de la edición se descartó la petición.

Luego de las fuertes precipitaciones que han caído en la entidad, se dio el derrame de la solución que se encontraba almacenada en la presa de demasías, reportó la Subprocuraduría de Inspección Industrial de la Profepa.

Se explicó que el derrame al seguir el cauce se incorporó al arroyo La Cruz, que se conecta con el afluente Magistral, por lo que en su trayectoria afectó 400 metros cuadrados de suelo natural.

Ante ello, la Profepa ordenó cinco medidas de urgente aplicación para la reparación de los daños ambientales que hayan ocurrido, además de iniciar el procedimiento administrativo correspondiente contra la empresa

Instruyó realizar la caracterización de los jales y agua cianurada depositados en la presa, y presentar los resultados ante la delegación federal de la Profepa en Durango.

Los jales o relaves son desechos tóxicos subproductos de procesos mineros y concentración de minerales, usualmente una mezcla de tierra, minerales, agua y rocas.

Se informó que se deberá colocar una geomembrana en el perímetro de la presa de jales para prevenir que el agua contaminada tenga contacto con el suelo natural.

Asimismo, se tendrá que levantar la cortina contenedora de la presa hasta de tres metros, y se colocará material resistente capaz de soportar el empuje de los jales y el agua almacenada.