Con plantas potabilizadoras limpiarán río Sonora

El titular de la Conagua, David Korenfeld, señaló que las plantas ayudarán a retirar los metales que permanecen en el río tras el derrame de los 40 mil metros cúbicos de sulfato de cobre.
Después del desastre en los ríos Sonora y Bacanuchi, la Profepa revisará más instalaciones de Grupo México.
Después del desastre en los ríos Sonora y Bacanuchi, la Profepa revisará más instalaciones de Grupo México. (Héctor Téllez)

Ciudad de México

El titular de la Comisión Nacional del Agua, David Korenfeld, indicó que dentro del fideicomiso para la reparación de los daños ambientales por el derrame tóxico en el río Sonora propondrán la construcción de siete plantas potabilizadoras a la vera de éste.

Señaló que las plantas ayudarán a retirar los metales que permanecen en el lecho del río luego del derrame de 40 mil metros cúbicos de sulfato de cobre, "que pueden resuspenderse con una lluvia futura".

Explicó que una parte del material vertido circula en el agua, otra se asienta y una más va a las zonas laterales del río, por lo que además de mantener el monitoreo del agua, las plantas ayudarán a garantizar "aún más si la calidad (del agua) a largo será de muy buena calidad".

"Las nuevas plantas potabilizadoras tienen la calidad de ir quitando estos metales y nos dará la certeza de tener una mejor calidad de agua todavía en beneficio de las familias que viven junto al río", indicó en entrevista radiofónica con Joaquín López Dóriga.

"Los sedimentos que pueden (...) quedar ahí, pueden resuspenderse con una lluvia futura y por eso tenemos que estar midiendo; y en el caso que detectemos en tres meses, en seis o en dos años que hay una resuspensión; pues hacer la misma alerta a la población para suspender la toma de agua", expresó.

Acerca de que los delegados de la Semarnat, Profepa y de la Conagua conocían que el derrame podría ocurrir ya que les hicieron señalamientos como afirma el gobernador Guillermo Padrés Elías, el funcionario federal dijo que se realizan análisis sistemáticos en el río Sonora, como en otros, sobre la calidad del agua y que en estos estudios no se encontró nada anormal.

Agregó que la actuación de la Conagua fue inmediata una vez que fueron notificados del derrame, por lo que el protocolo marca la restricción del uso del agua y de los 500 metros aledaños a la propia ribera del río para salvaguardar la salud de los habitantes.

"Ahí está nuestra responsabilidad y nuestra responsabilidad ha sido restringir desde el primer momento, salvaguardando la salud y la vida de la gente de Sonora", puntualizó.

No obstante, indicó que solicitó que se analice dentro del organismo de Cuenca de Noreste para verificar si hubo alguna notificación antes de ocurrida la contingencia ambiental.

La presa del Padrés Elías

Acerca de la presa en el rancho del gobernador de Sonora, el titular de la Conagua dijo que ya se iniciaron las inspecciones y reveló que se investigan otros dos ranchos sobre los cuales también existen denuncias.

"Estamos checando todos los cuerpos posibles de agua que hay adentro de propiedades que pudieran ser irregulares, y si estuvieran regulares también determinar lo que está regulado", mencionó.

Cuestionado sobre que no es necesario un permiso y que solo basta con un aviso, Korenfeld explicó que el Artículo 114 establece que no se requiere el permiso solo y cuando haya cambiado cómo se mueve el río dentro de una zona.

"Independientemente de que se requiera que haya cambiado -que hasta este momento no es el caso- se requiere dar un aviso, pero debe de cumplirse lo que establece el Artículo 168 del reglamento que es someterse a las normas técnicas de seguridad y permiso que le tiene que otorgar la Comisión Nacional del Agua", precisó.

Mencionó que entre las sanciones a las que podría hacerse acreedor Padrés Elías es desde la clausura a la multa y la demolición en el caso de estar en zona federal.

Agregó que la presa está construida sobre el río, que es un área federal.