Atiende CNDH a afectados por derrame en Tabasco

Visitadores adjuntos de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos viajaron a Huimanguillo para investigar las presuntas violaciones a derechos humanos de los afectados por una fuga de gasolina.

Ciudad de México

La CNDH inició una queja para investigar las presuntas violaciones a derechos humanos de los habitantes del municipio de Huimanguillo, Tabasco, que fueron afectados por una fuga de gasolina en una toma clandestina de ductos de Pemex.

La fuga inició la noche del viernes 22 de agosto en el ejido Pico de Oro, donde provocó afectaciones en varias hectáreas de parcelas que resultaron contaminadas por miles de litros del combustible. El fin de semana los vecinos avisaron del percance a empleados de Pemex, personal que no les proporcionó ningún auxilio. Fue hasta el lunes cuando elementos de Protección Civil y el Ejército Mexicano acudieron al lugar, confirmando que miles de litros de gasolina se habían esparcido por la zona.

Presumiblemente personas dedicadas al robo de hidrocarburos manipularon el ducto de Pemex y sobrevino el derrame en una extensión de tres hectáreas de terreno y 800 metros de drenes.

Visitadores adjuntos de la Comisión Nacional de Derechos Humanos se trasladaron al lugar de los hechos a fin de recabar información y atender las quejas de las personas afectadas; asimismo, dar asesoría y recabar la mayor cantidad de elementos que permitan conocer los impactos generados a la población y al ambiente.