Con depresión en época decembrina, el 6% de los mexicanos

Alberto López Díaz, jefe del servicio de Psiquiatría Comunitaria del hospital Psiquiátrico "Fray Bernardino Álvarez", indicó que el sector de la población más afectado es el de adultos mayores.
En Saltillo, la dirección de Salud Pública atiende 80 casos de jóvenes con depresión extrema.
La depresión navideña es transitoria, ya que permanece durante el periodo de festejos, después las personas se recuperan y continúan su vida normal. (Milenio)

Ciudad de México

En la temporada navideña se elevan los índices de depresión y suicidio debido a que la mayoría de las personas hace una valoración de logros y fracasos y, en muchos casos, la persona considera que el balance es negativo, advirtió Alberto López Díaz, jefe del servicio de Psiquiatría Comunitaria del hospital Psiquiátrico "Fray Bernardino Álvarez".

El especialista informó que dicho trastorno puede afectar a adultos, adolescentes y niños, y lo sufre alrededor del 6 por ciento de la población.

Sin embargo, el sector más afectado es el de adultos mayores que, resultan vulnerables, por jubilación, falta de actividad y abandono familiar.

Las estadística del INEGI señalan que en México, de los cinco mil 12 suicidios registrados en 2010, el 41 por ciento lo consumaron personas de entre 15 y 24 años de edad. Entre los 15 y 19 años, constituye la tercera causa de muerte, después de los fallecimientos por agresiones y accidentes de tránsito.

La mayoría de quienes tratan de suicidarse no tienen el deseo de hacerlo, sólo están deprimidos o enojados y recurren a este acto, que implica la mayor agresión posible contra uno mismo y los demás, explicó.

En 2010, de cada nueve suicidios en dos se empleó el ahorcamiento, estrangulamiento o sofocación; el disparo con arma larga fue el segundo más utilizado por los hombres, que tiene mayor probabilidad de causar la muerte, mientras que en las mujeres fue el envenenamiento por gases, vapores, alcohol y plaguicidas.

En 4 décadas aumentó el suicido en 275 por ciento y, en la actualidad oscila en mas de 5 mil suicidios. Los intentos también se duplicaron al grado de que hay hasta 15 mil intentos fallidos.

Por lo regular la depresión se manifiesta con preocupación, las personas están enojadas con todo lo relacionado a la navidad, asimismo están tristes, apáticas todo el tiempo, se les altera el apetito ya sea que coman en exceso o ingieren poca cantidad de alimentos.

Además recuerdan con frecuencia la ausencia de personas queridas, piensan mucho en su situación económica, creen que la principal muestra de afecto son los regalos y se sienten tristes al no poder solventarlo como ellos quisieran o, por el contrario, si los obsequios que reciben no cubren sus expectativas.

En muchas ocasiones la depresión navideña es transitoria, es decir, permanece durante el periodo de festejos, después, las personas se recuperan y continúan con su vida diaria.

En ese sentido, el especialista aseguró que si se observa comportamiento depresivo después de la Navidad es necesario que la persona afectada acuda al médico para que se le haga el diagnóstico oportuno porque, en ocasiones, toman salidas falsas como el consumo de alcohol o drogas y, en un caso extremo, se llega a la idea suicida.

Alberto López comentó que la depresión navideña es prevenible, por lo cual es necesario seguir las siguientes recomendaciones: fomentar a lo largo del año un estilo de vida sana donde la persona, sin importar la edad, tenga una ocupación, por ejemplo la escuela o trabajo, mantener la convivencia familiar, evitar el aislamiento, realizar actividad física permanente y continua para mantener la salud emocional.

Un factor más de prevención es manejar las fechas festivas como cualquier otra sin añadir un valor, no esperar que durante diciembre se resuelva la vida, ni encontrar la armonía al 100 por ciento, mantener buena relación en el trabajo, pareja y con la familia.

El especialista precisó que la depresión es una enfermedad y es necesario permanecer alertas a su manifestación porque la diferencia entre el diagnóstico oportuno y el tardío, es tan importante como la vida misma.