Inicia demolición de viviendas dañadas por ‘Manuel’ en Chilpancingo

Esta mañana maquinaria pesada comenzó a derribar el edificio del doctor Andrés Kapila, lo que permitirá rehabilitar un tramo importante de las vialidades del río Huacapa.
Demuelen edificio en Chilpancingo.
Demuelen edificio en Chilpancingo. (Rogelio Agustín Esteban)

Chilpancingo

La demolición de 49 casas particulares devastadas por la tormenta tropical 'Manuel' en Chilpancingo está en marcha, todavía queda por resolver la reubicación de los pueblos que las precipitaciones de tres días dejaron en pérdida total.

La mañana viernes, maquinaria pesada comenzó a demoler el edificio del doctor Andrés Kapila, quien debió recurrir a los tribunales para forzar al gobierno federal a que lo respaldara en la reconstrucción del inmueble.

El edificio albergaba dos negocios de comida y un expendio de bebida, por eso la petición de apoyo hecha por el dueño generó polémica en la ciudad.

Mario Moreno Arcos, presidente municipal de Chilpancingo confirmó que la noche del jueves firmó un convenio con el doctor Kapila y eso permitió el inicio de los trabajos de demolición, se espera que para la tarde del sábado solo queden escombros de la construcción.

La demolición de dicho inmueble permitirá la rehabilitación de un tramo importante de las vialidades del río Huacapa, sobre todo en los carriles sur-norte.

Moreno Arcos refirió que la mañana del viernes entró en operación un tramo más del Huacapa en la parte norte de la ciudad, de tal manera que se está a poco de recuperar plenamente dichas vialidades.

El Huacapa atraviesan completamente a la capital de Guerrero, de ahí la importancia de recuperar sus vialidades de concreto.

En la rivera del río hay 49 viviendas declaradas en pérdida total que también están en proceso de demolición, se espera que en mayo próximo haya un avance mínimo del 80 por ciento.

Respecto a la reubicación de los pueblos que el Centro Nacional para la Prevención de Desastres (Cenapred) declaró como pérdida total, hay un avance casi total en Azinyahualco, San Vicente, Tejocote y Chicahuales.

En los cuatro casos ya se tienen considerados los predios y se gestiona el recurso para pagarlos, de tal manera que las familias damnificadas no tengan complicaciones al momento de cambiarse para retomar sus proyectos de vida.