Prisión a quien cometa delitos cibernéticos en SLP

Las nuevas reformas al Código Penal del estado incluye delitos cibernéticos con fines de abuso sexual a menores, como iniciativa para lograr una adecuación urgente a nuevos fenómenos delictivos

San Luis Potosí

El Congreso del Estado aprobó por unanimidad reformas al Código Penal del estado a fin de incluir los delitos cibernéticos, de tal manera que se sancionará con prisión a quienes utilizando cualquier medio de comunicación contacte a menores de edad con fines de abuso sexual.

“Esta iniciativa es el primer paso para lograr una adecuación urgente, necesaria y viable a nuevos fenómenos delictivos que en el seno de la sociedad están ocurriendo, agraviando de forma despiadada, cruel e impune miles de víctimas directas e indirectas, sin que el estado potosino haya, hasta la fecha, tomado cartas en el asunto, señaló el diputado del Partido Acción Nacional, Alejandro Lozano González.

Los delincuentes han usado todos los instrumentos que tienen a su alcance y cada vez modernizan más sus tácticas delictivas; Mujeres potosinas que han sido contactadas y engañadas por Internet para secuestrarlas, violarlas y matarlas, agregó.

Niños potosinos que cayeron en la trampa de pederastas que utilizan cuentas falsas para obtener información, secuestrarlos y enviarlos a diferentes países para lo que se conoce como turismo sexual. 

Mujeres que son extorsionadas por parte de un desconocido o, en muchos casos, por su ex pareja sentimental con la amenaza de difundir fotos íntimas en las redes sociales o en portales de sexo servicio o pornografía si no reciben un pago económico o si no acceden a cometer actos de prostitución.

Padres de familia que ven afectada su economía por ser víctimas de fraudes en Internet.

Niños y jóvenes que reciben, por medio de redes sociales o correos electrónicos, amenazas graves por la diversión de compañeros ocasionándoles un daño sicológico irreversible y en muchos casos orillándolos a suicidarse. Asimismo, delincuentes que establecieron amistad por medio de cuentas falsas y que ahora, con la información, es más fácil su secuestro.

Desgraciadamente, muchos de los casos antes citados y que por respeto a las víctimas omito sus nombres, la unidad de delitos cibernéticos ya había detectado cuentas falsas de pederastas,  violadores, defraudadores o las mismas amenazas de personas identificadas por la víctima pero que por falta de una normativa cibernética su actuar se limita a prevenir”.

“En el delito de trata se propone el incremento de la pena cunado el victimario en el caso de que hubiere utilizado el Internet, las redes sociales o cualquier mecanismo informático para generar un vínculo de confianza con la víctima.

En el catálogo de los probables tipos delictivos de fraude se crea el cibernético en virtud de que una gran cantidad de usuarios de servicios financieros o de cualquier otra índole suelen ser engañados por timadores especializados la creación de páginas falsas en las que obtienen con engaños los datos confidenciales de las víctimas y con ellas provocan gravísimos daños a su patrimonio. 

En el delito de extorsiónse considera que éste, además de los distintos medios que considera el artículo, también se prevea que puede cometerse a través de mecanismos informáticos.

En cuanto a los delitos contra el libre desarrollo de la personalidadse incluye el de contactar a menores de edad a través de mecanismos informáticos con la finalidad de cometer diversas conductas ilícitas como abuso sexual, pornografía infantil, lenocinio y otros, como un tipo penal independiente, lo que sin duda también hará que la prevención de esos delitos se haga más eficaz.

 

Finalmente, se crea el delito de difusión ilícita de imágenes íntimas con el fin de combatir una violencia predominantemente machistaque viene mostrando un patrón de conducta reiterado y cada vez más frecuente, el cual consiste en que dos personas mantienen una relación íntima y acuerdan capturar o intercambiar imágenes o videos con ese contenido pero una vez que el vínculo termina, alguna de las partes publica las imágenes con la finalidad de provocar estigma y discriminación social (generalmente hacia las mujeres) con archivos informáticos que son generados por acuerdo de voluntades, pero que luego se divulgan unilateralmente de forma infamante”.