Asegura Profepa 163 aves en una finca de Cuernavaca

Entre los ejemplares asegurados hay a 14 guacamayas verdes (Ara militaris), 24 guacamayas escarlata (Ara macao) y 5 guacamayas híbridas.
Las aves fueron decomisadas por la Profepa.
Las aves fueron decomisadas por la Profepa. (David Monroy)

Cuernavaca

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), aseguró en esta ciudad, 163 aves y aves psitáciformes dentro de una casa particular que se ostenta como Unidad de Manejo Ambiental (UMA), los cual no pudo ser acreditado como tampoco la legal procedencia de los animales, algunos considerados en peligro de extinción.

Con base en una denuncia anónima que refirió que dentro de un inmueble particular de la colonia Bella Vista, ubicada al norte de la ciudad, se encontraban cautivas decenas de guacamayas y loros, inspectores federales se presentaron en el número 126 de la avenida Las Palmas, para constatar el dicho, la legalidad de la tenencia de las aves, pero también la salud de las mismas.

Los inspectores de la dependencia encontraron, entre los ejemplares asegurados, a 14 guacamayas verdes (Ara militaris), 24 guacamayas escarlata (Ara macao) y 5 guacamayas híbridas.

En el domicilio, según los servidores públicos, fueron recibidos por personal de apoyo doméstico, que no pudieron presentar documentación que acredite que el lugar es una Unidad de Manejo Ambiental (UMA) ni que las aves tienen un origen legal, por lo que la dependencia procedió al aseguramiento de los ejemplares.

El lugar es una amplia finca que cuenta con un aviario extenso, así como espacios para que los ejemplares más grandes puedan estar en libertad, por lo que no se acreditó que las aves estuvieran mal cuidadas, que sufrieran de maltrato o afectaran al medio ambiente, aseguró el delegado de la dependencia, José Antonio Chavero Aguilar.

El funcionario aseguró que las aves fueron aseguradas por la Profepa por la falta de documentación referida, pero quedaran bajo custodia de los propietarios de la casa, quienes tendrán el espacio legal para acreditar que son una UMA legalmente reconocida y que las aves tienen una procedencia legal acreditada para permanecer en el inmueble que es identificado como "El Paraíso".