En Veracruz no respetan la ley de espacio libre de humo

Más de 600 mil personas son fumadoras activas y la muerte por enfermedades relacionadas con el tabaquismo es alta con un promedio de 11 decesos diarios.

Veracruz

A más de tres años de aprobada la ley y más de seis meses de que se hiciera el reglamento, en Veracruz los establecimientos comerciales, escuelas y oficinas públicas, no respetan la ley de espacios 100 por ciento libre de humo.

Organizaciones civiles denunciaron en conferencia de medios que ni la Secretaría de Salud a cargo de Juan Antonio Nemi Dib, ni las autoridades municipales muestran interés para que se cumpla la ley.

Pese a las políticas públicas encaminadas a tener espacios libres de humo, en Veracruz más de 600 mil personas son fumadoras activas y la muerte por enfermedades relacionadas con el tabaquismo es alta, un promedio de 11 decesos diarios.

Previo a la celebración del Día Mundial Sin Tabaco, Olivia Aguilar Dorantes, coordinadora de Salud y Género, Asociación Civil, indicó que junto con la organización Comunicación, diálogo y Conciencia (Códice) y otras asociaciones, realizaron un monitoreo para evaluar el cumplimiento de la Ley Número 327, para la Protección de los no Fumadores del Estado de Veracruz de Ignacio de la Llave, que garantiza los lugares públicos y lugares de trabajo cerrados 100 por ciento Libres de Humo de Tabaco.

Carlos Guillermo Rossainz, de Equidad y Género, señaló que es preocupante que la Secretaría de Salud de Veracruz no esté tomando el liderazgo para crear conciencia entre la población sobre los riesgos del tabaquismo y no ha fomentado el respeto de la ley.

Durante el monitoreo realizado encontraron que había personas fumando en el interior de los centros de convivencia y hospitales, lo cual es violatorio de la ley.

En restaurantes y cafeterías hay ceniceros en las áreas interiores, en algunos se observó ceniza y restos de colillas; en otros el cliente puede solicitar el cenicero y fumar, pues existe total simulación.

Algunas terrazas son destinadas a fumadores, sin cumplir con las disposiciones de que sólo un tercio de los espacios exteriores pueden asignarse a fumadores.

Tampoco hay información ni teléfonos para quejas y denuncias, menos advertencias sanitarias sobre el riesgo a la exposición al humo del tabaco o letreros que prohíban fumar.