• Regístrate
Estás leyendo: David, otra víctima de una bacteria en hospital de Sinaloa
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 13:07 Hoy

David, otra víctima de una bacteria en hospital de Sinaloa

El pequeño, de apenas tres días de nacido, murió en el área de prematuros del Hospital Regional No. 1 del IMSS de Culiacán.

Publicidad
Publicidad

Francisco Javier Cortez Mora apenas pudo cargar a su hijo recién nacido unos cuantos minutos antes de que muriera. El pequeño David, un milagro de tres días de nacido y poco más de kilo y medio, murió en el área de prematuros del Hospital Regional No. 1 del IMSS de Culiacán.

Francisco narra el drama que viven él y su esposa tras perder a su bebé, ya que asegura que nunca se les informó de la gravedad del estado de salud del pequeño. Ahora exige justicia por la muerte de su hijo y las de los demás pequeños que perdieron la vida en circunstancias similares a las de su bebé.

"No hay nada que nos repare el daño, lo único que nos queda es no quedarnos callados, que cada padre y madre piensen en los demás que vienen (bebés) para que no vuelva a pasar esto”, sentenció.

Sin disimular el dolor y la impotencia de no haber podido hacer nada ante la muerte de su hijo, Francisco cuenta que durante el embarazo de su esposa Iracema, mes con mes llevaron un control prenatal donde se le realizaron en todo momento análisis clínicos y asegura que en ningún momento se les informó de algún padecimiento, tanto de su bebé como de su esposa.

"La primera información me la da un pediatra donde me dice, ya nació tu hijo pesó un kilo 740 gramos pero trae una infección. Le pregunté que cómo era posible si mes con mes se revisó y nunca se les informó nada.

"Se me hizo muy raro, pero uno piensa que son personas preparadas que todos los días atienden nacimientos. Mis dudas son que si mi hijo adquirió esa enfermedad estando en el hospital, porque no se nos dio un diagnóstico correcto. A mí nunca me dijeron que mi hijo estaba grave, siempre me dijeron que estaba delicado pero estable, que iba a mejorar y en cuestión de horas me avisan que mi hijo murió”, cuenta lleno de indignación.

“Nunca fueron claros en la información que nos dieron; cuando murió el bebé la doctora que lo atendió me dice que mi hijo falleció en la madrugada que no sabía qué había pasado y que se le había muerto al médico interno de la madrugada, que tuvo cuatro infartos, y que en el último ya no pudieron rescatarlo, pero cuando recibo el certificado de nacimiento dice que la causa de la muerte de mi bebé fue un cuadro séptico”, reclama.


Dicen que todo estaba limpio, impecable

Francisco dice que a pesar de que las paredes estaban tapizadas con letreros de empresas que certificaban que el aire que se respiraba en esa área era completamente limpio, él observó todo lo contrario.

“En los cuneros donde estaba mi hijo siempre había suciedad, desde que salías del elevador para entrar, lo que te recibía era un fuerte olor a orines, había manchas de sangre en el piso que duraron días sin que nadie las limpiara, las paredes estaban sucias, moho en el techo, las ventilas llenas de pelusas. También entraban internos comiendo sin ninguna protección, cuando a nosotros se nos exigía un aseo minucioso para entrar sólo dos minutos a ver a nuestro bebé, ahora que se ha ventilado esto en la prensa me dicen que estaba todo limpio, impecable”.

Francisco asegura que entablará una demanda penal contra quien resulte responsable por la muerte de su hijo y del resto de bebés fallecidos, pues considera que debe prevenirse que haya más víctimas mortales.

“Sé que nada de lo que hagamos mi esposa y yo nos devolverá a nuestro hijo, pero ya no queremos que siga pasando esto. Es un dolor tan grande porque es nuestro segundo bebé que perdemos en este mismo hospital”, acusó.

Según el reporte oficial, son solamente dos bebés que han fallecido por el contagio de una presunta bacteria de la cual no se ha especificado su origen.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.