'Odila' arrasó con el plan de alertas en BCS

Esperan un millón 582 mil turistas este año y un millón 656 mil en 2015; temen no cumplir meta.
Comenzaron las labores de reconstrucción de los hoteles afectados.
Comenzaron las labores de reconstrucción de los hoteles afectados. (Paola García)

México

Las alertas activadas por tormentas eléctricas, granizadas y lluvias severas causadas por dos fenómenos meteorológicos solo tres semanas antes por la Secretaría de Gobernación (Segob), no fueron suficientes para mitigar el daño causado por el huracán Odila en Los Cabos y el resto de Baja California Sur.

La primera temporada turística en la entidad, de marzo a septiembre con pesca deportiva y buceo, concluyó abruptamente ante los daños causados por Odila, y ahora está en riesgo aprovechar todo el potencial de la segunda temporada, de noviembre a febrero con aficionados al kayak, el ecoturismo y el avistamiento de la ballena gris.

La Secretaría de Turismo (Sectur) estimó que en Los Cabos y Loreto llegaron en 2013 un millón 512 mil turistas, 73 por ciento extranjeros, y que la meta para 2014 es de un millón 582 mil turistas y para 2015 de un millón 656 mil. Se teme que estas últimas proyecciones no se alcancen por los daños en infraestructura hotelera.

Información oficial de Sectur y de la Comisión Nacional de Agua (Conagua) entregada a la Secretaría de Hacienda para obtener recursos presupuestales y hacer frente a diversas contingencias, revela que desde el 26 de agosto la Segob declaró en emergencia a Baja California Sur.

En ese momento Conagua recibió autorización para utilizar 12 millones 813 mil pesos y hacer frente a los daños en infraestructura y obras de protección causados por la tormenta tropical Karina el 12 de ese mes, sobre todo en La Paz, y por el desplazamiento del huracán Marie por el Océano Pacífico con fuertes lluvias y oleajes. El estado de alerta estuvo vigente cuando llegó Odila con toda su destrucción.

Esos recursos se utilizaban para atender problemas de inundaciones, deslaves de calles y avenidas, y para proteger a la población. Ahora, por Odila, Conagua ya solicitó 50 millones más para proteger a la población de La Paz, Los Cabos, Comondú, Loreto y Mulugé.

Hay más: la Sectur utilizaba 21 millones 746 mil pesos autorizados a mediados de julio para mejorar infraestructura y calidad de servicios turísticos en la entidad, sobre todo para rehabilitar 2.7 kilómetros de playa en Los Cabos dañadas por la erosión, determinada después de analizar 11 imágenes satelitales de Google Earth entre 2003 y 2012, y para recuperar los anchos de playa en beneficio de los turistas con un mínimo de 20 metros.

Esta inversión es adicional a los 48 millones 632 mil pesos que se autorizaron para el mantenimiento general de los centros turísticos de Los Cabos y Loreto que incluyen rehabilitación de la carpeta asfáltica, de concretos hidráulico, banquetas, andadores, espacios públicos, señalizaciones, luminarias, equipamiento, circuitos eléctricos, redes de drenaje y alcantarillado.

Sectur detalló que el propósito es que los turistas se sientan cómodos durante su estancia. Los principales flujos turísticos a la zona provienen de Estados Unidos, Canadá y Europa, y de acuerdo con el "perfil y grado de satisfacción del turista" de la dependencia, 86 por ciento de los visitantes realizan su viaje con motivo de descanso, recreación y vacaciones.

"A 98 por ciento de los visitantes le gustaría volver al destino, ya que 95 por ciento del turismo evalúa como excelente y buena la experiencia, debido a la diversidad de actividades recreativas, de atractivos turísticos y de gozar de infraestructura turística adecuada", puntualiza el estudio.

Para el presidente de la Asociación Mexicana de Agencias de Viajes, Julio Castañeda, la recuperación del turismo en las áreas afectadas por Odila se observará en diciembre, que es cuando recomiendan reanudar los viajes a Los Cabos.

Con información de: Pilar Juárez