• Regístrate
Estás leyendo: Daños en campo reactivan el rescate usado con "Alex"
Comparte esta noticia
Domingo , 19.08.2018 / 18:58 Hoy

Daños en campo reactivan el rescate usado con "Alex"

Las lluvias y granizadas se "ensañaron" con los pequeños productores, quienes son auxiliados por el Gobierno del Estado con un seguro que fue implementado tras el azote del huracán.

1 / 2
Publicidad
Publicidad

Tras las lluvias que causaron la pérdida de hasta 300 millones de pesos por afectaciones a los cultivos de trigo, el Estado tuvo que salir al rescate de los agricultores con un esquema de cobertura que no se ha utilizado desde el huracán Alex.

Este seguro cubre únicamente a los pequeños productores, es decir a aquellos que cuentan con cultivos menores a 20 hectáreas, quienes no han sufrido pérdidas de esta magnitud desde hace cinco años, informó el jefe de distrito de desarrollo rural de Apodaca de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) de Nuevo León, Pedro Jáuregui.

“Nos ha estado lloviendo desde 2 hasta 4 pulgadas por mes. No son lluvias normales y ha habido un exceso de humedad que normalmente es benéfico, pero en esta ocasión no. El trigo ya para cosecha no debe de regarse y se rebasó el grano. Y esto no pasaba desde hace cinco años, y en esa ocasión fue un huracán (Alex)”, explicó.

Pero la afectación más grave ocurrió por el granizo que cayó, y no tanto por la lluvia.

Pero los medianos y grandes agricultores locales (aquellos con espacios de cultivo superiores a las 20 hectáreas) que perdieron sus cultivos se encuentran en una situación de riesgo: si no cuentan con un seguro de cobertura de riesgos meteorológicos privado no podrán recuperar su inversión.

Y de acuerdo con Jáuregui, es la gran mayoría ya que los agricultores no tienen la cultura de ser previsivos en este sentido.

Hay diferentes empresas aseguradoras que ofrecen esta cobertura para los agricultores: hay una especializada en la región de Montemorelos (donde los agricultores ya están acostumbrados a tomar estas previsiones), pero también otras grandes marcas que lo hacen.

Aseguradora Mapfre, por ejemplo, cuenta con un “seguro agrícola”, que protege a diversos cultivos dependiendo del ciclo de producción (ya sea primavera-verano, u otoño-invierno), contra diferentes riesgos como incendio, granizo, sequía o inundación, entre otros.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público cuenta también con un programa de aseguramiento: Agrosemex, que se enfoca en otorgar protección a todos los negocios relacionados al campo rural.

Descartan desabasto

Grandes empresas de la industria harinera tendrán que recurrir este año a productores de otros estados de la República para suplir su demanda de trigo, ya que los productores regiomontanos han perdido casi todo el producto.

Algunas como Molinera de México tienen contratos con los agricultores locales, pero este año tendrán que venderlo a forrajeras, ya que se perdió el cultivo por la gran cantidad de lluvia que ha caído en los primeros cinco meses del año.

Y aunque esto significa una pérdida de ganancias para los agricultores, las autoridades han descartado que las afectaciones sean mayores ya que las empresas de la industria harinera suplirán la demanda en otro lugar. La Sagarpa descartó que esto afecte al abasto de sus productos.

“Las empresas que lo compran son empresas muy grandes. Tienen contratos en todas partes, y ellos ya estaban monitoreando si se iba a poder o no cumplir, y estaban ya tomando sus precauciones, y como empresa no disminuyen su actividad por las pérdidas que se tuvieron aquí, que fueron más bien directo al productor”, dijo el jefe de distrito de desarrollo rural de Apodaca de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) de Nuevo León, Pedro Jauregui.

Los productores de Nuevo León cuentan con contratos con las grandes empresas, mediante convenios elaborados por Sagarpa que los conectan para que estos productores puedan ofrecer directamente su producto.

Pero las afectaciones a los cultivos de trigo de este año (que asciende a 30 mil hectáreas), ocasionaron que el producto no fuera de calidad suficiente para estas empresas y tuvieron que venderlo al sector forrajero.

“En cuanto al abasto no hay problemas. El trigo se iba a la industria harinera ya no fue posible, pero normalmente la cantidad que dejó de producir Nuevo León se suple con trigo de otras partes, y no afecta al abasto local”, explicó.

Claves

Situación

- La Sagarpa advirtió que la mayoría de los medianos y grandes productores no cuentan con un seguro de cobertura de riesgos meteorológicos, por lo que podrían perder su inversión.

- Desde que el huracán Alex dejó una estela de daños en Nuevo León, las lluvias no habían ocasionado que los agricultores registraran pérdidas de esta magnitud.

- Las empresas harineras, conscientes de las pérdidas en los campos de trigo, tuvieron que recurrir a los productores de otras regiones para suplir su demanda.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.