Tardará años conocer daño al río San Juan: Greenpeace

“Declaración mediática”, asegurar que el caudal quedará limpio en días o semanas. Sacar solo el hidrocarburo no es la solución.
Personal de Pemex intentan sacar el combustible derramado.
Personal de Pemex intentan sacar el combustible derramado. (Daniel Becerril/Reuters)

Monterrey y México

En cinco, 10 o 20 años se podrá conocer realmente la afectación que provocó el derrame de petróleo en la Cuenca del río San Juan, en Cadereyta, Nuevo León, dijo Raúl Estrada, director de comunicación de Greenpeace, quien señaló que eso solo se podrá saber a través de diversos estudios ambientales.

“El asunto no es solamente cuánto hidrocarburo se derramó en la zona, sino todo el hidrocarburo que se quede en el sedimento del río, cuánto hidrocarburo se disolvió al momento de ir a la corriente del río y a cuántos kilómetros llegó realmente; y esto lo vas a saber haciendo testigos de análisis a lo largo de todo el cauce del río”, añadió.

En entrevista con Azucena Uresti en MILENIO Televisión, Estrada mencionó que las consecuencias a largo plazo que pueden presentarse son afectaciones a la biodiversidad, por el hecho de que persistan metales pesados en el cauce del río.

“Te repito, esto no se puede remediar únicamente sacando el hidrocarburo; tenemos que hacer pruebas, hay que hacer análisis de cuál es realmente el impacto que se puede dar a la población y esto no se remedia quitando el petróleo que se queda pegado. Hay que hacer estudios y hay que hacerlo de una manera muy seria y hay que darle un seguimiento profundo”, explicó.

Cuestionado sobre las declaraciones de algunas autoridades, quienes han tratado de minimizar el problema al asegurar que en cuestión de días o semanas va a quedar limpio totalmente el río San Juan, el director de comunicación de Greenpeace comentó:

“Realmente esto es una declaración muy mediática (de las autoridades) lo que están haciendo, porque tenemos ejemplos muy claros del (buque) Prestige (que derramó más de 70 mil barriles de crudo frente a las costas de España y Francia en 2002), porque todavía se siguen presentando efectos de dicho derrame y lo hemos visto en otras partes del mundo: es una historia que vemos repetitiva y constantemente, que la atención es por encimita, pero los daños persisten y repercuten en las poblaciones y en la biodiversidad”, agregó.

Autoridades de NL, federales, de Cadereyta y de Petróleos Mexicanos informaron que el río San Juan, afectado por un derrame de crudo, quedará limpio en un tiempo estimado de 10 semanas

El gobernador de la entidad, Rodrigo Medina, comentó que también se dará seguimiento a la investigación sobre quiénes estaban ordeñando el ducto que originó la fuga de hidrocarburo.

De acuerdo con el jefe de Seguridad y Protección Ambiental de Ductos de Pemex, Martín Ruiz Múzquiz, informó que fueron entre 10 y 15 mil toneladas de petróleo crudo las que fueron derramadas sobre acequias y el cauce del río San Juan. No obstante, reveló que se han extraído cerca de 270 toneladas de hidrocarburo.

El director general de Pemex, Emilio Lozoya Austin, informó que habrá cuadrillas de trabajadores limpiando la zona las 24 horas del día.

El mandatario local reiteró que según estudios de Agua y Drenaje de Monterrey (AYD) y la Comisión Nacional del Agua, los mantos freáticos no están contaminados y destacó que no se contaminará la presa El Cuchillo.

Además, las autoridades aseguraron que se destinará un fondo de apoyo para los ejidatarios, toda vez que sean cuantificados los daños en 400 hectáreas. La revisión estará a cargo de la Corporación para el Desarrollo Agropecuario de Nuevo León y la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación.

Durante un recorrido por la zona afectada, el secretario del Medio Ambiente y Recursos Naturales federal, Juan José Guerra, estimó en 4 mil barriles de crudo el derrame.

Sin embargo, añadió que en este momento aún es complicado establecer la magnitud del daño al ecosistema del lugar.

La fracción del PRD en la Cámara de Diputados acordó solicitar a Pemex un informe sobre las consecuencias del derrame en el río San Juan de petróleo crudo hacia el río San Juan y otros cuerpos de agua en el Cadereyta, Nuevo León, además de pedir a la Secretaría de Gobernación y al Centro de Investigación y Seguridad Nacional un reporte de las investigaciones sobre el robo a los ductos.