Vigilan soldados obras para damnificados en Chilpancingo

La Sedatu pidió a la Sedena su apoyo luego de que el pasado 17 de agosto un grupo de hombres armados ingresó al predio y sometió a trabajadores y los despojó de dinero en efectivo, celulares y ...
Soldados vigilan construcción de más de mil viviendas para damnificados por la tormenta tropical ‘Manuel’, luego de robos a empleados.
Soldados vigilan construcción de más de mil viviendas para damnificados por la tormenta tropical ‘Manuel’, luego de robos a empleados. (Rogelio Agustín Esteban)

Chilpancingo

Soldados del Ejército Mexicano reforzaron con camiones de carga la construcción de más de mil viviendas para damnificados por la tormenta tropical 'Manuel', también otorgaron el servicio de seguridad para quienes trabajan en la habilitación de lo que será la colonia El Mirador, ubicada en la entrada sur de Chilpancingo.

Alrededor de las 11:00 horas del lunes 1 de septiembre, al menos 15 camiones de volteo, con capacidad de carga para 16 toneladas ingresaron a lo que será el asentamiento humano construido por la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (Sedatu), acompañados de personal armado que a partir de dicha jornada comenzó a resguardar la zona.

Erit Montúfar Mendoza, subdelegado jurídico de la dependencia, explicó que la participación de los militares se hizo directamente a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), instancia que respondió con algo más de lo requerido.

Inicialmente la Sedatu solicitó el resguardo de la zona, ya que durante varias semanas se manejó extraoficialmente la versión de que había varias amenazas de extorsión sobre la empresa que tiene bajo su responsabilidad la obra, sin embargo, la tarde del 17 de agosto un grupo de hombres armados ingresó al predio y sometió a varios trabajadores, los despojó de dinero en efectivo, teléfonos celulares y computadoras portátiles.

La Sedena a personal armado para garantizar la vigilancia, pero también 15 camiones de volteó que ayudarán a remover la tierra que se debe sacar de lo que será la nueva colonia.

Con esto, Montufar Mendoza indicó que con dicho refuerzo se confirma que la milicia participa de manera importante en el proceso de reconstrucción de Guerrero.

La llegada de las unidades militares generó inconformidad entre los camioneros civiles que participaban en los trabajos de extracción de tierra, pues temieron que se pusiera en riesgo su situación laboral.

Por esa razón, casi de inmediato más de 20 camiones de volteo se trasladaron hacia las inmediaciones de la Sedatu, ubicadas sobre las vialidades del río Huacapa para solicitar una explicación.

Montúfar les señaló que la participación de los camiones de la Sedena no implicaba desplazarlos, ya que si la empresa que los contrató decidía mantener la relación laboral no habría ningún problema.

Cada uno de los camiones civiles que ya participaban de los trabajos tiene la capacidad para cargar 12 toneladas de material, en tanto que las unidades color verde olivo 16.

"La empresa no deja de realizar su trabajo, es lo que yo les explico, que el Ejército solamente se está sumando a los trabajos, pedimos el resguardo de la zona porque ya hubo algunos reportes de incidentes que ocurrieron en este lugar", apuntó el funcionario.

Reconoció que el tema de las amenazas para las compañías que realizan la construcción de viviendas es muy serio, pues en la Tierra Caliente propiciaron que entre cuatro o cinco empresas se retiraran de la zona y dejaran solo al personal de la Sedatu, por eso se buscó el apoyo de la Sedena.

Entrada la tarde, la incertidumbre entre los camioneros civiles prevalecía, pero Montúfar sostenía que no se pediría el retiro de las fuerzas castrenses, ya que de lo que se trata es de sumar esfuerzos para agilizar los trabajos de reconstrucción de la entidad.