En Juchitán no cambian casa por “un cuartucho”

Los 120 mil pesos que otorga el gobierno son insuficientes y sólo dan para una vivienda de 40 metros cuadrados, donde bañera, cocina, sala y un dormitorio tienen que convivir.

Una casita de 40 metros cuadrados es lo que Manuel Carrasco, habitante de Juchitán, Oaxaca, podrá construir con los 120 mil pesos que le dará el gobierno federal. A poco más de 45 días del sismo del 7 de septiembre, no ha recibido la tarjeta con los recursos, pero él ya comenzó con el proyecto para levantar lo que será su nueva casa.

Hasta antes del sismo había vivido en una construcción de 120 metros cuadrados. Ahí tenía tres dormitorios, una cocina, un comedor, una sala y hasta un salón de juegos: “Mi casa fue la herencia de mis abuelos, estaba valuada en 700 mil pesos, hoy solo es cascajo y lo peor es que nunca podré construir algo como lo que perdí”.

El proyecto de su nueva vivienda lo lleva Gabriel Cervantes, integrante de la asociación de Ingenieros Civiles de Juchitán y quien desde hace 20 días ofrece consejería gratuita a los damnificados del sismo.

Gabriel tiene 56 años, luego de hacer cotizaciones para la construcción de casas de al menos 10 mil familias del Istmo explica que no ha encontrado la forma de ofrecerles otra cosa que no sea un cuarto donde convivirán: el baño, la cocina, la sala y un dormitorio.

“Apenas les alcanzará para construir un cuarto con medidas mínimas y sin acabados como: el repellado, las losetas, el aplanado y ni pensar en un techo de tejas como el que tenían la mayoría de estas casas”, explica.

Asegura que el problema no es solo que tengan que habitar una casa con medidas mínimas, sino que ademas, no se podrá contemplar un proyecto que se adecue a las características sísmicas de la región, donde se tienen que usar materiales específicos y donde se debe poner mayor atención a la cimentación, lo que eleva el gasto, pues en eso es donde se invierten gran parte de los recursos.

Mientras continúa levantando los escombros de su casa, Manuel Carrasco comenta que el ingeniero ya le dijo que además tendrá que juntar 50 mil pesos para la instalación eléctrica, para un nuevo drenaje de aguas residuales y para una cisterna.

MILENIO solicitó al ingeniero civil una lista con lo que se necesitará para levantar estas viviendas y asistió a las ocho tiendas de materiales que existen en el municipio. La lista incluía; 5 toneladas de cemento, (16 mil 500 pesos), 250 varillas de tres octavos (25 mil pesos), 260 kg de alambre (6 mil 500), 10 kg de clavos (300 pesos), 2 millares de block macizo (24 mil), dos camiones de arena (3 mil 600), y dos de grava (3 mil 800). El costo total es 79 mil 702 pesos, sin contar la mano de obra.

Juan Herrera es albañil, desde hace 30 días el trabajo se le ha acumulado, él cobra por honorarios, explica, lo hace por semana. “Si usted quiere que levantemos su casa necesitaría una cuadrilla de dos albañiles y tres peones que a la semana es un costo aproximado de 8 mil pesos de pura mano de obra. El trabajo lo haríamos en seis semanas, estamos hablando de 48 mil pesos de mano de obra para hacer su pequeña habitación”, explica mientras hace una multiplicación en una hoja de papel de baño que sacó de su bolsa.

Rafael Ruiz, es uno más de los damnificados. Él también tendrá que reconstruir su casa, pero rechazó el diagnóstico de Protección Civil y optó por utilizar sus ahorros y el dinero que le dará el gobierno federal para reforzar los muros de su casa, volver a poner sus tejas y pagar los honorarios de los albañiles que le trabajarán.

“No voy a tirar mi patrimonio, sería como dejar la carne por los frijoles. Esta casa está valuada en 500 mil pesos, no en 120. Es una casa bonita y grande. No la voy a cambiar por un cuartucho que ni aplanado va a tener”, expresa Don Rafael mientras coloca un polín de madera para apuntalar el muro principal de su casa.

Según el gobierno federal, tan solo en Oaxaca hay 63 mil 336 casas dañadas en distintos grados. Para ayudar con la reconstrucción entregarán tarjetas con 120 mil pesos a quienes hayan tenido daño total, mientras que aquellos con daño parcial recibirán 30 mil, en ambos casos el pago de este apoyo se diferirá en cuatro semanas. Los afectados solo podrán utilizar el recurso en tiendas afiliadas y en ningún momento cobrar el dinero en efectivo.