• Regístrate
Estás leyendo: Cuidan y preservan a los cocodrilos en La Manzanilla
Comparte esta noticia
Domingo , 15.07.2018 / 18:39 Hoy

Cuidan y preservan a los cocodrilos en La Manzanilla

Este espacio cuenta con alrededor de 200 de estos reptiles; fue abierto al público en 2007.


Publicidad
Publicidad
Hatsune Miku
Ciudad de México
19 de Julio
Los Caligaris
Guadajalara
19 de Julio
The Sol Festival
Poza Rica de Hidalgo
20 de Julio
FLOW
Ciudad de México
20 de Julio

Arturo Ramírez Gallo

El nado lento y la sumersión en el agua, los ojos que apenas sobresalen del humedal, el tamaño del cuerpo, el hocico y los dientes de diversos cocodrilos pueden ser vistos de manera cercana al ingresar al estero La Manzanilla, ubicado en el municipio de La Huerta, Jalisco.

A unos metros de la orilla de la playa y de los restaurantes donde conviven vacacionistas, se encuentra este espacio natural que por seguridad está enmallado para evitar el acceso de personas y la salida de cocodrilos.

Alrededor 200 de estos reptiles viven en el estero. El Ejido La Manzanilla comenzó desde 1995 acciones de vigilancia para evitar la caza de cocodrilos que se registraba en la zona e impulsar actividades eco-turísticas, sin embargo fue hasta 2007 cuando abrieron el cocodrilario y en 2008 se convirtieron en una Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA).

“Recuerdo que se capturaron a dos personas (en 2005) que ya llevaban como 37 ejemplares muertos, se llevaban el cuerpo del animal y las pieles (…) ahorita ya no tenemos noticias de esas ¿por qué? porque ya conocen. Ahora no nomás somos nosotros, también los habitantes de la comunidad se convirtieron en vigilantes ambientales”, cuenta el encargado del cocodrilario, José Eleazar Martínez Rodríguez.

En 2001 se realizó un censo en la zona para conocer cuántos cocodrilos vivían y el resultado fue de 129 ejemplares. Ahora, tras las acciones de conservación emprendidas en el estero, el encargado estima que ese número ha aumentado a 200. En septiembre iniciará un nuevo estudio.

Los visitantes a la playa tienen la oportunidad de acercarse a una orilla y ver a los cocodrilos o pagar el acceso al cocodrilario para recorrer los puentes instalados a poco más de un metro de distancia sobre el agua por el que nadan los animales. Pasar sobre un puente colgante o hasta poder agarrar a un reptil de menor edad, son otras de las atracciones.

La supervivencia de los huevos anidados es apenas del uno por ciento, de acuerdo a Martínez Rodríguez, situación que se da debido a los depredadores.

“Tienen bastantes depredadores, las garzas, los mismos cocodrilos, son caníbales (…) en el caso de los huevos, los mapaches se los comen, van a las zonas de anidación y los escarban. Las hormigas también se los comen”, cuenta el cuidador.

Los cocodrilos que se encuentran en la Costa de Jalisco son de la especie Acutus. Hay ejemplares que llegan a medir hasta 6 metros y pesar hasta 500 kilogramos.

Pepe, como lo conocen en La Manzanilla, ha trabajado desde hace 20 años en el cocodrilario. Reconoce el riesgo que significa laborar al frente de estos animales, pero dice que le “da más miedo andar en la ciudad de Guadalajara”.

Recuerda que alguna ocasión un cocodrilo que media más de cuatro metros y que trasladaban en una camioneta de Protección Civil se desató. Pepe fue el encargado de subirse al animal para volver amarrarlo. La situación se puso riesgosa.

En otra ocasión recibió un cabezazo de uno de estos reptiles, y salió impulsado. Por fortuna este golpe no le ocasionó una fractura, además el animal estaba amarrado de la mandíbula por lo que no hubo peligro de una mordedura.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.