Encuentran restos de presunto secuestrado en Guerrero

Elementos de la Policía Ciudadana del Ocotito informaron que el cuerpo fue encontrado en un pozo.

Chilpancingo

La Policía Ciudadana (PC) del Ocotito, municipio de Chilpancingo encontró una osamenta humana en una fosa de aproximados 20 metros de profundidad, por los utensilios y el entorno en que se le ubicó, presumen que se trata de una víctima de secuestro.

La mañana del lunes, un campesino se metió a un pozo ubicado en el cerro que delimita las tierras de Mohoneras, uno de los pueblos del Valle en que opera la PC, buscaba cristales de roca y lo que encontró en el fondo fue un conjunto de huesos humanos cubiertos con un cobertor y tierra.

El hombre dio parte a la PC, que desde hace varios meses cuenta con el apoyo de un rescatista voluntario, mismo que descendió hasta el fondo y confirmó la ubicación de los huesos, también la existencia de ropa, latas de alimentos perecederos y agua potable.

Para llegar a la fosa los policías ciudadanos caminaron aproximadamente un kilómetro y medio desde la carretera, en una zona que ya corresponde al pueblo de Mohoneras.

Salvador Alanís Trujillo, coordinador de la PC en los pueblos del Valle, señaló que la primera hipótesis del hallazgo, es que los huesos correspondían a una persona que se encontraba secuestrada, ya que las 22 latas que se encontraron tenían como fecha de caducidad diciembre de 2011, aunque había una más de 2013.

En el lugar encontraron bolsas y empaques de pan blanco, materiales que la víctima juntó para improvisar una almohada y así durmió.

Antes del fondo, a dos metros de profundidad había una  cámara en la que se resguardaba la persona encargada de cuidar al secuestrado, en esa parte los rescatistas encontraron un sarape y una chamarra, además de restos de alimentos.

Había un costal con una soga para bajar alimentos y agua.

También ubicaron una roca de gran tamaño con la que presumen que mataron a la víctima, pues el cráneo estaba sumamente deteriorado.

Alanís Trujillo calcula que los delincuentes le permitieron vivir aproximadamente tres meses, que lo asesinaron a finales de 2012 y por lo tanto solicitarán información sobre las personas reportadas como desaparecidas en la zona.

Las extremidades bajas del esqueleto estaban cubiertas con un pants negro, los de la PC anticiparon que canalizarán los restos ante la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), pues ahí tienen los instrumentos que van a facilitar su identificación.

La entrada de la fosa tiene aproximadamente un metro con 20 centímetros por alrededor de 20 de profundidad, de ahí la dificultad que se tuvo para encontrar la osamenta.