Sonorenses y sinaloenses caminan durante 40 días por la Cuaresma

Durante su caminata, los participantes no pueden hablar, solo se comunican a través de señas. Además, no se bañan, no deben tener relaciones sexuales ni tomar alcohol. 
La máscara es parte de la penitencia.
La máscara es parte de la penitencia. (Notimex)

San Luis Río Colorado

Con sus máscaras y danzas pascolas, religiosos procedentes del sur de Sonora y Sinaloa cumplen las mandas de Cuaresma en el centro comercial de esta ciudad y en las filas de automóviles de la garita de San Luis, Arizona, con una caminata de 40 días.

Durante su marcha, los participantes no deben hablar, por lo que se comunican con señas, además, como parte del ritual, deben evitar bañarse, tener relaciones sexuales e ingerir bebidas embriagantes.

Los peregrinos caminan en grupos por las principales avenidas de esta ciudad y entre las filas de automovilistas de la garita de San Luis, Arizona, con la esperanza de obtener unos pesos que les permitan mantenerse durante su penitencia.

La máscara es el elemento más representativo del atuendo, pues se presenta en lugar del rostro humano, que no debe verse, y son elaboradas de manera artesanal a base de cuero de cabra y madera.

Asimismo, se cubren de la cintura hacia arriba con cobijas y mantos blancos, calzan huaraches, algunos portan armas de madera o se pintan las manos de rojo para representar la sangre de Cristo.

Este ritual inicia el Miércoles de Ceniza y termina el Sábado de Gloria, con una ceremonia especial donde se queman las máscaras y el mal humor representado por un muñeco.