• Regístrate
Estás leyendo: Crecimiento forestal en Jalisco, en riesgo de perderse en 2017
Comparte esta noticia
Viernes , 25.05.2018 / 09:53 Hoy

Crecimiento forestal en Jalisco, en riesgo de perderse en 2017

La drástica reducción presupuestal y las equivocadas políticas de desarrollo rural ponen en riesgo el modesto crecimiento de cuatro años.

Publicidad
Publicidad

Agustín del Castillo

A quince años del arranque de su modernización, con la entrada en operaciones de la Conafor, el sector forestal en Jalisco y México no han logrado siquiera recuperar la frontera de productividad que tenían en los años 90. Pero con el magro presupuesto que se pretende aprobar para 2017, podría perder los modestos logros de los últimos cuatro años, reconocen analistas del tema.

“Esta situación que vemos desde hace años se debe a la implementación de políticas equivocadas de desarrollo rural y a una sobrerregulación gubernamental que impide el aprovechamiento sustentable de los recursos maderables, pero no castiga en la mayoría de los casos el cambio de uso de suelo”, señalaba en su nota informativa 38 el Consejo Civil Mexicano de Silvicultura Sustentable, una de las instancias ciudadanas más críticas del proceso.

Reforestaciones de millones de hectáreas que difícilmente se pueden garantizar a la vuelta de cinco años; apoyos económicos y técnicos fuertes, pero intermitentes; priorización de inversión que no siempre atiende de forma consistente los puntos más valiosos del capital natural del país y a los grupos sociales más vulnerables, son parte de los yerros acumulados.

Pocos expertos serios están en desacuerdo con la creación de esta política en el gobierno de Ernesto Zedillo y su consolidación institucional en el gobierno de Vicente Fox, que constituyó la Comisión Nacional Forestal; pero son los mismos que señalan la debilidad de la instancia normativa (la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales) cuya corta plantilla y sobrerregulaciones (hasta 50 trámites por permiso) no puede garantizar la correcta emisión de autorizaciones ni su oportunidad temporal, lo que genera un fuerte costo al sector. Y del otro lado, la vigilancia e inspección (Procuraduría Federal de Protección al Ambiente) padecen del mismo mal, en un país con más de 65 millones de hectáreas forestales, de las que 15 millones tienen alto potencial aprovechable, pero con solo algunas decenas de inspectores en el ramo. Y con la fuerte presencia del crimen en las principales montañas, es doblemente complicado alcanzar la legalidad de los aprovechamientos.

Este balance se completa con la desconexión reinante con la economía agropecuaria, de diez a 20 veces más grande que la forestal–y que es la gran causante de pérdida de bosques y selvas en este país-; la configuración de estadísticas que no terminan de ser confiables y sólidas (nociones dudosas como “superficie recuperada” de bosque, falta de datos sobre bosques fragmentados y degradados, y su anverso, las áreas más valiosas y prioritarias, los bosques primarios), y derivado de ellas, erróneas decisiones al momento de priorizar las zonas receptoras de apoyos y subsidios.

En la antesala de 2017, con una reducción presupuestal de 62 por ciento para la Conafor; de 25 por ciento para la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) y con un modesto crecimiento de la Profepa y de las reducidas plantillas de la Semarnat, se avizora una crisis que como suele suceder, también es oportunidad.

“Si no vas a tener el dinero que tenías, tienes que usarlo mejor: no se trata de hacer reducciones por parejo a todos los programas, sino de mantener las áreas más rentables ambiental, social y económicamente, y desechar las que no aportan mucho […] ¿alguien sabe de qué han servido decenas de millones de hectáreas supuestamente reforestadas desde hace 25 años y cuántas de estas realmente se hicieron bosque de nuevo?”, se preguntaba ayer un consultor internacional que aceptó platicar con MILENIO JALISCO de manera informal.

Hoy, ese castigado sector abre su bianual ExpoForestal, en Guadalajara, y el clima reinante no es optimista.

Algunas cifras de la crisis

30% del consumo interno de madera es de fuentes ilegales; esta actividad delictiva ocasiona 8% de la deforestación del país

3,800 millones de dólares fue la balanza forestal negativa en 2001; en 2013 alcanzó 6,005 millones de dólares

15 millones de hectáreas del país tienen alto potencial forestal, pero sólo se aprovecha la mitad

12% fue el aumento productivo de madera en cuatro años; la meta a 2018 es subirla en 88%

Fuente: Conafor/CCMSS

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.