• Regístrate
Estás leyendo: Crece inconformidad por gasolinazo
Comparte esta noticia
Sábado , 26.05.2018 / 18:05 Hoy

Crece inconformidad por gasolinazo

Alrededor de 15 mil ciudadanos respondieron a la convocatoria de marcha este sábado. No se presentaron incidentes durante las protestas que cerraron con saldo blanco

Publicidad
Publicidad

Víctor Hugo Ornelas

Tal como la expectativa lo demandaba, la marcha de este sábado en contra del incremento al alza en los precios del combustible, logró una convocatoria que superó cualquiera de las protestas realizadas con anterioridad en el estado, misma que concluyó con saldo blanco, pero se trató además, de uno de los últimos “avisos” que realizan los inconformes al gobierno, pues según señalaron, las siguientes movilizaciones podrían consistir en bloqueos en recaudadoras y tomar los torniquetes en estaciones del Tren Ligero.

Poco antes de las 10:00 horas, la gente comenzó a reunirse en el emblemático monumento que custodia “a esta leal ciudad”, algunos portaban pancartas que elaboraron de manera previa, otros, se postraron sobre el piso o la espalda de su compañero para escribir mensajes de todo tipo, “No al Gasolinazo” y “Fuera Peña Nieto” eran los más comunes, “Mover a México, ya lo lograste, ahora te chingas”, fue uno de los mensajes más elaborados.

El contingente que partió de la Glorieta Minerva con rumbo a Palacio de Gobierno en el centro de la ciudad, lo conformaba un estimado de tres mil personas que respondieron a la convocatoria difundida principalmente a través de las redes sociales, pero pronto el número creció considerablemente a causa de los numerosos grupos que se fueron integrando, así hasta llegar a un estimado de 15 mil almas reclamando al gobierno federal, “ya subió todo, ya no es sólo la gasolina, ya se viene también que suban el transporte público, no vamos a tener de dónde pagar todo eso, nos quieren matar”, señaló uno de los protestantes.

Aunque la marcha fue una misma, esta la conformaban distintos grupos, algunos de ciudadanos, otros de motociclistas, choferes de la plataforma Uber, integrantes de los sindicatos de servidores públicos de Guadalajara, del sindicato del sistema DIF y organismos civiles, entre otros.

El temor a que la marcha se tornara violenta era evidente por parte tanto de los convocantes, las autoridades y los comerciantes establecidos de la zona; los primeros mencionados formaron brigadas de vigilancia para evitar que hubiera gente con capuchas, o lo que ellos consideraban, infiltrados del gobierno.

Por su parte, la policía de Guadalajara mantuvo presencia a lo largo de todo el recorrido, no sólo con unidades al frente y al final del contingente, sino también con elementos que caminaron a la par de los manifestantes, pero por calles aledañas para evitar cualquier conflicto, mientras que los comerciantes, prefirieron no correr riesgos y la mayoría de establecimientos “bajaron la cortina” como medida preventiva.

Pero nada ocurrió, las tiendas comerciales no fueron el blanco de los protestantes, tampoco el conflicto con autoridades, “al final lo más importante es que esta marcha concluye con saldo blanco”, señaló el director de Protección Civil y Bomberos de Guadalajara, Felipe de Jesús López Sahagún, que habló de la participación de un estimado de 15 mil personas, mientras que los protestantes, indicaron que lograron conjuntar a 30 mil ciudadanos.

Los manifestantes colocaron pancartas en el Palacio de Gobierno y el Congreso del Estado, algunos golpearon la puerta, y el incidente de mayor relevancia, fue el que protagonizó el padre de un niño de aproximadamente tres años, a quien lo llevó a orinar la puerta de Palacio ubicada sobre la calle Morelos, algo, que le reclamaron los propios manifestantes.

La megamarcha sirvió para dar una muestra del rechazo de la comunidad de la Zona Metropolitana al “gasolinazo”, pero también para que quienes han fungido como líderes de algunos grupos se unieran y busquen un frente común para próximas movilizaciones, las cuales, señalaron, en caso de no recibir una respuesta “favorable” de las autoridades, ya no consistirán únicamente en marchas, “no podemos seguir desgastando a la gente, marchando, ya dimos muestras de que estamos inconformes y de que son marchas pacificas, ahora lo que sigue es pegarle en donde les duele, vamos a bloquear recaudadoras y que nadie pague impuestos, a dejar pasar a la gente gratis en el tren”, señaló al micrófono uno de los convocantes.

Aunado a lo anterior, hubo grupos que estuvieron promoviendo el “amparo colectivo”, y otros que indicaron que presentarán una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Estado, ya que consideran que se están afectando derechos civiles fundamentales por parte del gobierno federal, al imponer arbitrariamente estas “medidas recaudatorias” que afectan en todo sentido.

MC

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.