Continúa bloqueo de la vía Oaxaca-Ayutla por conflicto de manantial

Pobladores de Santiago Ayutla exigen la intervención del gobierno federal para terminar con el conflicto ante la actitud beligerante de gente de Tamazulapam. Hombres armados refuerzan trincheras.
Comuneros desplazados de Santiago Ayutla, Oaxaca.
Comuneros desplazados de Santiago Ayutla, Oaxaca. (Especial)

Oaxaca

Permanece activa una disputa por una manantial entre los poblados de Santiago Ayutla y Tamazulapam del Espíritu Santo.

El conflicto ha causado que la carretera Oaxaca-Ayutla se encuentre bloqueada desde hace un mes, mientras tantos los pobladores de ambas comunidades se mantienen atrincherados y han reforzado sus mojoneras con la presencia de hombres armados.

Ante la invasión de 150 hectáreas que ha realizado la gente armada de Tamazulapam.

El secretario del Consejo de Bienes Comunales de Ayutla, Osvaldo Peralta advierte que el cierre de la carretera ha impedido el paso de víveres. Y reclaman que sus vecinos también les han cerrado la llave de la potabilizadora.

Cuestiona la actuación del presidente de la Junta de Conciliación Agraria (JCA) presida por Encar Manuel Zamora que lejos de resolver el conflicto lo ha enconado.

Advirtieron que cuando se les solicito revisar la zona en conflicto solo se traslado una misión de topógrafos a realizar una simple revisión ocular del estado de los tanques del manantial.

En consecuencia la asamblea comunitaria exigió la intervención del gobierno federal para poner fin al conflicto ante la actitud permanentemente beligerante de Tamazulapam.

"Exigimos a las Autoridades Estatales y Federales que de una vez por todas asuman su responsabilidad para que se haga la inspección y verificación de todos los daños en el lugar de los hechos y se emitan los dictámenes correspondientes para que se aplique la ley de acuerdo con el grado de responsabilidad, tanto de las autoridades municipales y agrarias de Tamazulapam como de los ciudadanos violentos que han respaldado y acompañado sus acciones.

Hacemos un llamado a las dependencias federales y estatales así como a las organizaciones civiles que trabajan por la conservación del medio ambiente, por los derechos de las mujeres y a favor de la Paz para que intervengan deteniendo este ecocidio y toda la agresión que impiden la tranquilidad y la vida armónica".

Mientras tanto la autoridad de Tamazulapam ha ordenado desalojar y destruir las viviendas de unas 100 familias indígenas que están en los linderos del manantial.

Además de que han permitido la tala ilegal del bosque en la zona de reserva natural.

Aseguran que la situación es cada vez más tensa y ya un ciudadano de Ayutla fue secuestrado y golpeado por personas de Tamazulapam que siguen rozando y quemando grandes extensiones de bosque en los terrenos invadidos.

Ayutla advierte que la posesión del manantial y su bosque es una zona sagrada que no debe ser sujeta de explotación.

Aseguran que hasta el momento, Ayutla ha evitado una salida violenta a esta situación; sin embargo, Tamazulapam históricamente se ha destacado por despojar y agredir a sus comunidades vecinas frecuentemente, como ya ha sucedido con Santa María Tlahuitoltepec, Asunción Cacalotepec y Santa María Tepantlali.

MMR