Atenderán a 5 niños por contaminación con plomo en Chihuahua

La Cofepris informó que de los 320 menores que viven cerca de la ex Fundidora Ávalos, que fueron sometidos a pruebas de sangre, solo cinco resultaron con concentraciones elevadas de la sustancia.
Al menos mil vecinos se han visto afectados por la contaminación.
Los vecinos han pedido ser reubicados. (Omar Franco)

Ciudad de México

El titular de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), Mikel Arriola señaló que solo cinco niños que habitan en las inmediaciones de la ex Fundidora Ávalos, de los 320 que fueron sometidos a pruebas de sangre, resultaron con concentraciones de plomo que rebasan los límites permitidos.

"Están arriba por alrededor de 5 microgramos por decilitro. La tolerancia de la norma es de 10, estamos hablando que estos cinco casos están entre 10 y 20 y desde luego les daremos una atención medica, además de inmediata y permanente", subrayó en entrevista con MILENIO, tras participar en la conferencia sobre la remediación del Río Sonora.

De tal forma, Mikel Arriola sostuvo que hasta el momento no hay relación entre los residuos mineros y las afectaciones que ha manifestado la población en general, como pérdida de memoria, dolor de huesos, encías manchadas y enfermedad renal en los más pequeños.

"Hoy no hay relación causal entre la zona de la ex mina y es fundidora con afectaciones a la población. Hoy no hay relación causal y vamos a seguir revisando como lo marca la norma para que la población tenga tranquilidad", apuntó.

El titular de Cofepris señaló que en el plan de manejo de riesgos se derivará la obligación de resarcir y en su caso, reubicar a la población afectada, así como vigilar epidemiológicamente a otras poblaciones.

En ese sentido, anunció que especialistas del Instituto de Geofísica de la UNAM realizan un estudio de bioaccesibilidad en la zona, que determinará si los residuos mineros de la ex Fundidora Ávalos representan un riesgo para la salud de los habitantes del residencial Los Nogales, construido a 50 metros de los jales mineros.

"Ese estudio lo que nos va a decir, es si los remanentes de la actividad minera tienen potencial de dañar a la salud, ese estudio ya lo está haciendo la UNAM, hoy se tomaron alrededor de 250 muestras y en ese sentido, en unas cinco semanas tendríamos posibilidad de saber si estos residuos son bioaccesibles y van a generar daño", apuntó.

Por su parte, el titular de la Profepa, Guillermo Haro dijo que personal de la dependencia inició el martes la toma de muestras de suelo en la zona, "para ratificar o no la probable contaminación de suelos y en su caso llevar la caracterización correspondiente e iniciar de la mano de las autoridades estatales un programa de remediación del sitio, de confirmarse que el sitio está contaminado", apuntó.