Construyen casa sustentable para damnificados por el sismo en Puebla

La vivienda fue construida en San Antonio Alpanocan con palets y botelllas de PET, siguiendo una técnica que la vuelve funcional, térmica, durable y sismo resistente.

Ciudad de México

La comunidad de San Antonio Alpanocan, ubicada en el municipio de Tochimilco, fue una de las más afectadas en Puebla durante el sismo del 19 de septiembre.

La escuela y la iglesia de esta comunidad, ubicada en el límite con Morelos, resultaron dañadas y decenas de familias perdieron su hogar.

Ese día, Perfecta Calderón vio en ruinas su casa de adobe y se instaló en un campamento improvisado con plástico, lámina y madera.

"Toda la gente andaba llorando en la calle, ya no se metían a sus casas, estaban con su virgen en la calle rezando", recuerda doña Perfecta.

Tras el sismo, una fuerte lluvia azotó a esta comunidad productora de aguacate, chirimoya, granada, durazno y artesanías de palma.

"Vivíamos en la lona, pero llovió mucho, todo se mojó, mis cobijas, mi cama, todo, y no había agua para lavar", dice.

A casi dos meses del sismo magnitud 7.2, Perfecta y su familia seguían viviendo en los endebles cuartos construidos en medio de los escombros. Esta semana recibieron la primera casa ecológica en la comunidad, diseñada y construida por la empresa Bioconstruye en colaboración con la asociación civil InfraRural.

TE RECOMENDAMOS: San Antonio Alpanocan, en el olvido por gobierno tras sismo

La arquitecta Micheline Gama, directora de proyectos de Bioconstruye, decidió apoyar a damnificados en zonas rurales con lo que ella sabe hacer: construcción sustentable con materiales alternativos.

"Al segundo día del sismo estaba pensando cómo ayudar y me puse a diseñar la planta arquitectónica; ya sabía con qué técnica, porque tenemos un prototipo de vivienda en Morelos que resistió el sismo como si nada", explicó en entrevista con MILENIO.

Gama difundió su diseño en los grupos de Whatsapp que se formaron luego del sismo para organizar la ayuda y el voluntariado y así contactó a InfraRural, una asociación dedicada al trabajo en comunidades rurales.


Ella donó su diseño, la técnica y la capacitación, además de llevar a un técnico calificado por Bioconstruye y absorber los costos de su sueldo. En tanto, la asociación consiguió los materiales y la colaboración de voluntarios para levantar la vivienda.

"La condición era que ellos, que ya tienen esa experiencia, se encargaran de elegir el lugar y a la familia, que fuera realmente una familia damnificada por el sismo, que se le hubiera caído su casa", dijo. Además, InfraRural se hizo cargo de que el terreno estuviera despejado y libre de escombro.

Para obtener las herramientas y los materiales necesarios para la obra, la asociación recurrió a centros de acopios, organizaciones de voluntarios y donaciones.

A simple vista no parece, pero la nueva casa de la señora Perfecta está construida con palets y botellas de PET. "La técnica creada por Bioconstruye permite que sea una vivienda digna, térmica, durable, sismo resistente y sustentable", explica la arquitecta.

"Nosotros no podemos hacer una casa, yo voy trabajando nada más para ir comiendo y para la escuela; para que hagamos una casita, no podemos", explica la jefa de familia.

El diseño de la arquitecta se ajustó a las necesidades de la señora Perfecta y durante seis días todos se involucraron en alguna de las etapas de construcción.


La meta era levantar la vivienda en tres días, pero aunque sobraba voluntad, no había mano de obra calificada, es decir albañiles que tuvieran conocimiento de como preparar la mezcla, repellar y aplanar la vivienda.

Ahora, el deseo de Micheline Gama es que el modelo se replique, que otras organizaciones con experiencia en el trabajo con comunidades acudan a ella para recibir la capacitación y así apoyar a otras familias a tener una casa digna e intensificar la reconstrucción de zonas afectadas.

"Es el momento para que las personas de comunidades necesitadas conozcan nuevos materiales y técnicas de construcción con mayores ventajas sociomedioambientales que los materiales convencionales", remata la arquitecta.

nerc