• Regístrate
Estás leyendo: Conocerán a los primeros pobladores
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 10:14 Hoy

Conocerán a los primeros pobladores

El investigador Moisés Valadez Moreno explicó que con la tecnología actual se están estudiando a fondo siete osamentas, las cuales tienen más de dos mil años de antigüedad.

Publicidad
Publicidad

Gustavo Mendoza Lemus

Se tiene registro de la manera en que cazaban, de su alimento y, sobre todo, de cómo veían al mundo, pero poco se conoce quiénes fueron los diversos grupos que habitaron Boca de Potrerillos.

Ésta es una de las líneas de investigación que hoy pueden explorarse gracias al avance de la tecnología, en una zona arqueológica que ha sido estudiada desde la década de los 80 del siglo pasado.

A decir del investigador Moisés Valadez Moreno, con la tecnología disponible se pueden estudiar a fondo las siete osamentas que encontraron en la zona y que los primeros análisis arrojan tienen una antigüedad de dos mil años.

"Gracias a las pruebas de ADN hoy estamos estudiando las osamentas, esto nos permitirá conocer su grupo sanguíneo, de dónde provenían o qué tipo de parentesco pueden tener en cuanto a grupos humanos", menciona el arqueólogo.

El descubrimiento de las osamentas fue el resultado de las primeras exploraciones de un equipo de arqueólogos en este sitio, los cuales se dieron aproximadamente en 1998.

Ubicados en el fondo de un abrigo rocoso, en lo más alto del cerro de La Zorra, donde se recuperaron los restos de infantes y adultos.

"Incluso, podremos conocer si dentro del país están relacionados con otros grupos indígenas o a qué de sociedad pertenecían", agrega.

A dos décadas de su apertura, se han podido levantar registro detallado del 75 por ciento de los más de 17 mil grabados en piedra en las 500 hectáreas que comprende la zona de protección.

Contando las piedras

Mediante un sistema innovador, los investigadores elaboraron una retícula desarmable con la cual pueden documentar con exactitud cada una de las piedras que tengan un petrograbado, es decir, un dibujo marcado en alguna de sus caras.

Con este sistema es que se ha podido documentar con exactitud el número de dibujos que hay en cada piedra, su orientación cardinal así como el propio diseño, un trabajo que inició en el 2009.

Esta técnica ha sido expuesta en foros nacionales e internacionales, donde destaca el trabajo hecho en Nuevo León.

"Esta retícula podemos colocarla en cada roca mediante su orientación y tener la ubicación tridimensional de cada dibujo en cada una de las caras de la piedra. Ahora sabemos en dónde están, en qué cara de la roca están colocadas y el diseño", relata Valadez.


Recrean paisajes gracias al polen

Algo tan microscópico como puede ser el polen otorga tanta información que es posible recrear un paisaje de hace miles de años.

El estudiar estas estructuras ha permitido responder una de las principales cuestiones de los investigadores: ¿cómo vivían los asentamientos de indígenas en un paraje que hoy consideramos desierto?

"El clima ha cambiado muchísimo a como lo conocieron los antiguos pobladores y como lo vemos hoy nosotros. Al estudiar los pólenes y los fósiles de plantas vemos que había una flora acuática, como juncos o incluso pinos", comentó.

La zona de Mina tenía un ecosistema un poco más parecido a la zona de mayor vegetación del municipio de Santiago, con una alta presencia de humedad.

"No era un edén o tampoco un vergel pero si una cosa más parecida a Santiago, en la zona cercana a la presa de La Boca. Era mucho más húmedo, con mayor vegetación y con la presencia de animales distintos y que permitía la estancia del hombre. Esa fue una cadena que se rompió".

La llegada de los españoles y la instalación de la minería, así como la extracción paulatina desde los mantos freáticos para llevar agua a Monterrey fueron cambiando el ecosistema, además de la cuestión natural.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.