• Regístrate
Estás leyendo: Con palos y cadenas, ciudadanos vigilan Tlajomulco
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 20:48 Hoy

Con palos y cadenas, ciudadanos vigilan Tlajomulco

Más de una veintena de habitantes de uno de los municipios considerado como “ de los más conflictivos”, llevaron el concepto de “vecinos en alerta” al extremo.

Publicidad
Publicidad

Víctor Hugo Ornelas

Con palos, cadenas o bates, los vecinos de Chulavista, municipio de Tlajomulco, esperan por las noches a los delincuentes, quienes han convertido el robo de casa-habitación en una de sus actividades preferidas.

Más de una veintena de personas de este municipio, considerado por las propias autoridades como "uno de los más conflictivos", llevaron el concepto de "vecinos en alerta" al extremo con tal de cuidar sus bienes y a su familia, ya que los uniformados se negaron a hacer su trabajo.

Con nombres claves como Alfa 777, Alfa 394, Alfa 307, y herramientas que se encontraron en algún rincón de sus casas, hombres, mujeres y hasta menores de edad, conformaron un grupo que realiza "patrullajes" que buscan erradicar el robo.

En casi cuatro meses de operación, estos vecinos han implementado distintos esquemas para comunicarse y ser más eficaces al momento de alertar sobre algún riesgo.

"Ahorita ya tenemos un sistema con seis alarmas, ya si hay algo activamos la alarma y ya salimos todos, solo nos dicen donde es el punto de la alerta roja y ahí nos enfocamos", señaló un integrante de este escuadrón, quien se identifica como Alfa 777".

El patrullaje comienza a la medianoche, MILENIO JALISCO acompañó uno de estos recorridos en el que participaron 18 personas, siete de ellas mujeres y un menor de edad, los demás hombres mayores de 30 años.

En las más de tres horas en que MILENIO JALISCO estuvo presente en la zona del patrullaje, no hubo presencia alguna de la policía de Tlajomulco, tampoco de los convoys integrados por militares, policías federales y estatales que patrullan los 50 municipios más peligrosos del país, entre ellos Tlajomulco.

"Siempre nos salen con que las leyes los tienen amarrados, que nosotros no debemos hacer justicia por propia mano, pero nosotros cuidamos lo nuestro".

El panorama para el ladrón que caiga en las manos de estos vigilantes es el siguiente:

"le damos unos batazos y unos palazos, los amarramos, y hablamos a las autoridades para que se lo lleven", platicó Alfa 777 durante el recorrido de vigilancia la noche del pasado viernes.

El miedo y la expectativa son ingredientes que se mantienen de manera permanente durante cada uno de los recorridos, y ante cualquier sombra, automóvil en movimiento, mototaxi, o perro ladrando a lo lejos, existe una reacción "¿Dónde se escuchó eso?", se preguntan entre ellos y comienzan a corren hacia el posible punto de conflicto.

"Dice Alfa 318 que todo tranquilo, andaban unos gatos y por eso ladró el perro, hay que seguirle de este lado", indica el líder y el patrullaje continúa.

"La calle más conflictiva que tenemos es esta de San Felipe", señalo el Alfa 394, que con una cadena enrollada en su mano derecha caminaba al frente del grupo.

"Mira, mira, ahí llevan un refrigerador, están metiendo un refrigerador a la casa", apuntó con su bat el Alfa 777, precisamente hacia la esquina de la calle San Felipe y Silao, donde entre las sombras, un par de jóvenes cruzaban la calle para ingresar a una vivienda cuya puerta es una lona y retazos de madera, mientras que las ventanas están cubiertas con pedazos de cartón; "es donde vive el güey (sic) de la carriola, ha de querer otra madriza", señala Alfa 394, pero a su vez les pide a sus compañeros no actuar porque los jóvenes ya se encuentran en el interior de la vivienda, y el único enfrentamiento que se genera entonces es el de las miradas retadoras de ambos grupos, unos desde la ventana de la finca que se asoman para mirar a los vecinos patrulleros, momentos de tensión pero no pasa a mayores.

A consideración de los vigilantes nocturnos, la invasión a casas abandonadas es uno de los principales problemas, "tú lo puedes ver, es bien fácil identificar cuando se meten a una casa de paracaidistas", lo peor es que llegan, limpian una casa (abandonada), se meten y al rato la amueblan con cosas de nosotros", comentó uno de los integrantes del patrullaje, "tienen ventanas de cartón y si ves hacia adentro ves pantallas planas de 50 pulgadas, pues de qué se trata", añade Alfa 777.

Cerca de las cuatro de la mañana para amanecer sábado, el patrullaje de la jornada concluyó, "hoy estuvo muy tranquilo", señala uno de los implicados, y todos coinciden en que desde el momento en que decidieron salir a la calle y patrullar, la incidencia delictiva ha disminuido, no porque no haya delincuentes.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.