Estoy a la espera de poder volver a Chilapa: alcalde

Francisco Javier García dijo que estaba en Chilpancingo cuando civiles armados irrumpieron en el municipio y agregó que debido a los retenes que instalaron no ha podido regresar.

Ciudad de México

El alcalde de Chilapa, Francisco Javier García, dijo que está al pendiente y a la espera de poder volver al municipio, luego de la irrupción de civiles armados, quienes mantienen el control de la cabecera municipal.

En entrevista con Marisa Iglesias, para Milenio Televisión, explicó que el día de la irrupción él estaba en Chilpancingo porque tenía varias actividades y que desde ese día no ha podido regresar debido a los retenes que civiles armados instalaron a la entrada del municipio.

"El sábado me encontraba en actividades en la capital cuando se me informó que se acercaba un grupo de ciudadanos armados a la cabecera municipal e hicieron retenes a la entrada del municipio y eso me impidió entrar. Yo estoy a la espera y al pendiente de poder volver a mi municipio", expresó.

El presidente municipal reconoció que Chilapa aún se encuentra en estado de sitio, pero dijo que ha mantenido comunicación con el secretario General de Gobierno, David Cienfuegos Salgado y el general Pedro Almazán, quienes están trabajando para que la paz vuelva al municipio.

Agregó que este lunes a las 14:00 horas habitantes de Chilapa hicieron un llamado a los civiles armados para que se retiren, "que dejen en paz a la gente, que la tienen muy asustada".

Francisco Javier García dijo que una de las demandas de los comunitarios era que se cambiara al secretario de Seguridad Pública del municipio, lo cual ya se realizó.

"El señor gobernador me dice que ya están avanzando (las negociaciones en el municipio). El secretario General de Gobierno y el general están haciendo sus labores para que vuelva la paz a Chilapa", reiteró.

Civiles armados irrumpieron la tarde del sábado en Chilapa y tomaron el control de la cabecera municipal con el argumento de que desmantelarían a los grupos del crimen organizado que se disputan el control del municipio.

Desarmaron a los policías municipales y detuvieron a cuatro personas que, aseguraron, están vinculadas a un grupo criminal. También instalaron retenes en las entradas al municipio.

Aseguraron que no se retirarán hasta que sean expulsadas las células del crimen organizado que operan en Chilapa.

El gobernador de Guerrero, Rogelio Ortega, dijo que autoridades municipales en conjunto con la Gendarmería y el Ejército están trabajando para que no exista un vacío de poder en Chilapa.