• Regístrate
Estás leyendo: Comunidades rurales están a merced del arsénico
Comparte esta noticia
Domingo , 24.06.2018 / 00:56 Hoy

Comunidades rurales están a merced del arsénico

Las personas saben que no es sano ingerir agua directa de la llave, pues tuvieron algún familiar con problemas de cáncer de piel u otras enfermedades: Gonzalo García Vargas, médico e investigador.

Publicidad
Publicidad

Brenda Alcalá Mejía

Se mantienen en el olvido los núcleos de población, donde existe un mayor riesgo de exposición al arsénico, en donde se carece de filtros a pie de pozo.

Como la zona norte de municipios de Francisco I Madero, San Pedro, Tlahualilo, Matamoros y parte de Viesca en donde se llegan a tener por lo menos 60 microgramos de arsénico por litro.

Gonzalo García Vargas, médico investigador y docente del la Universidad Juárez de Durango, dio a conocer que estudios realizados en conjunto con una Universidad el extranjero, determinaron que la edad en la que una persona es más vulnerable al metaloide es en el vientre materno.[OBJECT]

El arsénico es muy tóxico en su forma inorgánica. Su mayor amenaza para la salud pública reside en la utilización de agua contaminada para beber, preparar alimentos y regar cultivos alimentarios.

La exposición prolongada al arsénico a través del consumo de agua y alimentos contaminados, puede causar cáncer y lesiones cutáneas.

También se ha asociado a problemas de desarrollo, enfermedades cardiovasculares, neurotoxicidad y diabetes.

En México, la Norma Oficial "NOM-127-SSA1-1994 " de Salud Ambiental, agua para uso y consumo humano-límites permisibles de calidad y tratamiento a que debe someterse el agua para su potabilización", establece 25 microgramos de arsénico por litro, como valor máximo permitido para consumo humano.

En 2011 en el Centro de Investigación Biomédica de la Facultad de Medicina, junto con Grupo Milenio y Multimedios Televisión, levantó un total de 145 muestras de las tomas de agua para consumo humano también en los municipios de San Pedro, Francisco I Madero, Viesca, Matamoros, Gómez Palacio, Lerdo, Torreón, además de Tlahualilo.

Entre los resultados, se observó que nueve poblados del municipio de Tlahualilo registran un promedio de 85.4 microgramos de arsénico por litro.

En donde establecen que de las ocho muestras que se tomaron de las llaves y una al agua de cisterna, es la comunidad de Jauja, la que presenta las concentraciones más elevadas del metaloide.

En una escala de mayor a menor concentración es la comunidad de La Jauja es la que tiene 110 microgramos de arsénico por litro, Lucero presenta 104.5, en la toma que se encuentra en el Centro de Bachillerato Tecnológico Agropecuario (Cbta) 127 y Tlahualilo 101.6. El cuarto sitio lo ocupa San Miguel con 97.3, la Campana tiene 75.2 y San Julio con 72.1.

El área rural que menos concentraciones de arsénico presentó en el municipio de Tlahualilo es Horizonte, con niveles que se ubican en 67.6 microgramos de arsénico por litro. Pamplona tiene 68.5 y Ceceda 71.8 microgramos del metaloide en el agua de ingesta.

De entonces a la fecha, no se cuenta con una fuente informativa regular relacionada a la cantidad de arsénico que se tiene en las zonas, donde no se encuentran los filtros a pie de pozo o intradomiciliarios.

"Lo que nos ha llamado la atención es que se está atendiendo a los núcleos donde se encuentra una mayor cantidad de población, sin embargo en los núcleos donde existe un mayor riesgo de exposición a arsénico y mayores efectos por esa razón, son las zonas rurales. Se atienden a las áreas urbanas y la zona rural se encuentra desprotegida, desatendida", señaló.

Se siguen descuidando los municipios como San Pedro, Francisco I Madero, Tlahualilo, Matamoros y Viesca, cuyos residentes tienen la opción de adquirir agua purificada pero la misma es cara y no todos tienen la capacidad económica para adquirirla. Es la purificación por ósmosis inversa.

"La gente de estas localidades sabe que no es sano ingerir agua directa de la llave, pues tuvieron algún familiar con problemas de cáncer de piel u otras enfermedades que se desarrollan de alguna forma por la ingesta de este tipo de veneno", comentó.

En el estudio que realizaron en 2012 –dice-, se estableció que se incrementó la cantidad de personas con capacidad económica para adquirir los garrafones de agua, sin embargo no se trata de una solución regular pues está condicionado a la existencia del recurso.

En el norte de San Pedro de las Colonias, por ejemplo, se mezcla el agua en la red de distribución para que las concentraciones queden en 50 microgramos de arsénico por litro, estos mismos niveles se encuentran en los otros municipios pues tiene la red superior varios ramales.[OBJECT]

"Estamos observando otro problema que se deriva de la falta de agua, pues cuando la misma escasea, a los pobladores no les queda más que acudir a los pozos, pues en algún lugar deben de conseguir, entonces eso se torna aún más grave pues tienen concentraciones elevadísimas que van entre los 200 y 300 microgramos de arsénico por litro", compartió el investigador.

En el estudio al que se refiere el investigador, se concluyó que el daño del metaloide viene desde el vientre materno y confirmaron que daña más al ser humano cuando una madre ingiere agua contaminada con este metal.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.