• Regístrate
Estás leyendo: Sólo 1 de cada 10 deja las compras compulsivas: UAEM
Comparte esta noticia
Miércoles , 16.01.2019 / 12:54 Hoy

Sólo 1 de cada 10 deja las compras compulsivas: UAEM

Entre las adhesiones más raras están: beber gasolina, asistir a funerales, a las muñecas, comer piedras, papel higiénico y cenizas.

Publicidad
Publicidad

"El afán desmedido, incontrolado y recurrente por adquirir cosas innecesarias para llenar un vacío o un hueco, son algunas de las características del comprador compulsivo, cuyo origen está relacionado, principalmente, con problemas psicológicos o emocionales", refirió Francisca Aurelia Ruiz Vázquez.

La jefa del Área de Salud Metal del Centro de Investigación en Ciencias Médicas (CICMED) de la UAEM, indicó que de 10 personas que atienden, 50 por ciento son compradores compulsivos y lamentablemente de cinco que llegan a tratamiento, solo uno sale adelante.

TE RECOMENDAMOS: Issemym realizó 200 cirugías bariatricas a pacientes obesos

"Por lo regular los pacientes traen ansiedad, depresión y una baja autoestima, es decir, un trastorno y problemas emocionales. Hacemos un diagnóstico previo para poder dar el tratamiento, muchas veces no basta con la atención psicológica y hace falta atención médica".

Lo más importante –dijo- es concientizar al paciente de que tiene un problema y debe ayudarse, pues en muchos casos tiene deudas económicas muy fuertes en casas de empeño, con el banco o personas, "no les importa empeñar el carro o sus joyas, solo quieren seguir comprando".

Los factores son muchos y diversos, según la persona, aunque la constante –expresó- son los problemas en casa, rupturas de pareja, baja autoestima y abandono en la infancia que repercute en la vida adulta. "Actualmente el principal error de los padres es tratar de dar todo a los hijos pero de manera material, quieren compensar la falta de atención derivado del trabajo o el divorcio. Lo mejor es motivarlos con un beso, abrazo y apapacho".

La mayoría de los casos –detalló- se registran en mujeres de entre 20 y 30 años, con capacidad económica y que adquieren ropa, cosméticos, perfumen y alhajas. En los hombres –agregó- la tendencia es menor pero cuando se presenta, tienden a adquirir aparatos electrónicos, herramientas para la construcción o el coche.

"Se dan cuenta de que tienen un problema cuando se sienten ahogados dentro de su casa, tienen tantas cosas que no usan y no caben, por ello una terapia es que saquen todo lo que no necesitan y no funciona. Al quitar cosas materiales, también sacan cosas emocionales".

Desafortunadamente de los pacientes que atienden –apuntó- solo uno sale adelante y el tratamiento depende de la gravedad del problema, aunque el máximo son 8 sesiones de una hora. "Hay pacientes que llevan un año y han avanzado poco a poco y la atención del turno matutito va de las 8 de la mañana a las 3 de la tarde y en el turno vespertino de las 2 de la tarde a las 8 de la noche".

Cuando la persona no hace nada por cambiar y dejar atrás su problema –subrayó- lo hablan y lo dan de baja. "Lo detectamos entre la cuarta y tercera sesión, cambia completamente su semblante, les dejamos tareas dependiendo de la problemática".

Si la persona ha intentado o tiene ideas de suicidarse –enfatizó- lo que sugieren es atención psiquiátrica para detener el problema.

Finalmente Ruiz Vázquez refirió que entre las adicciones más comunes se encuentran el alcohol, el sexo, la comida, tabaco, drogas, internet o redes sociales, teléfono móvil, videojuegos, compras compulsivas y el de azar.

Aunque entre las más raras están: beber gasolina, asistir a funerales, a las muñecas, comer piedras, papel higiénico, cenizas, tierras, espuma de sofás, abono de las plantas, yeso de las paredes, colillas de cigarro. Además de la adicción a oler chicles masticados, al bronceado conocida como la tanorexia, a las operaciones estéticas, bigorexia (obsesión por desarrollar la musculatura) y beber grandes cantidades de agua.

Servicio del CICMED a bajo costo

Actualmente el Área de Salud Metal del Centro de Investigación en Ciencias Médicas (CICMED) de la UAEM, atiende entre 20 y 30 pacientes diariamente, universitarios y extrauniversitarios, a un muy costo económico.

La primera entrevista cuesta 100 pesos, el proceso de valoración consta de 2 sesiones que cuestan 70 pesos cada una. Tras los resultados, la terapia tiene un costo de 90 pesos y cuando mucho 100 pesos.

MMCF

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.