Nuevo etiquetado para chatarra es confuso: INSP

La  dirección de Investigación en Políticas de Nutrición del Instituto Nacional de Salud Pública alertó que el nuevo etiquetado de alimentos y bebidas no alcohólicas atenta contra la salud del ...
A partir del 1 de enero se aplicaráun impuesto de 8% a la comida chatarra.
Los productos chatarra tendrán dos nuevas etiquetas, una oficial y una empresarial. (Especial )

Cancún

La dirección de Investigación en Políticas de Nutrición del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) envió a la Secretaría de Salud un informe científico sobre lo “confuso, incomprensible y engañoso” que resulta el nuevo etiquetado frontal para alimentos y bebidas no alcohólicas y advirtió que atenta contra la salud de los mexicanos.

Simón Barquera, director de Investigación en Políticas de Nutrición y presidente del Colegio de Profesores del INSP, explicó que dicho etiquetado incumple con la indicaciones de la Organización Mundial de la Salud que ha recomendado un consumo máximo azúcar de 25 gramos (5 cucharadas cafeteras) y en el nuevo etiquetado se autoriza hasta 90 gramos (18 cucharadas cafeteras).

“Creo que la industria debe ser escuchada pero no pueden ser juez ni parte. No pueden estar sentados en la toma de decisiones”, dijo durante la Cumbre Médica de Sanofi.

Para el investigador, encargado de evaluar ese tipo de políticas públicas sanitarias, la Secretaría de Salud debería de retroceder y solicitar la derogación en lo publicado en el Diario Oficial de la Federación porque atenta contra la propia Estrategia Nacional Contra la Obesidad y la Diabetes.

“Ahora lo preocupante es que ese etiquetado se hará acompañar de un etiquetado federal. Así la gente se va a confundir. Por un lado se contará con el etiquetado confuso de la industria y luego tendrá el sello de calidad federal”, señaló.

Buscarán sacar la comida chatarra de las escuelas

Barquera dijo que se está elaborando una iniciativa para sacar la comida chatarra de los más de 220 mil planteles de educación básica a lo largo de la República.

“Es un tema que está viendo la SSA y en el INSP la estamos asesorando para eliminar esos productos dañinos de la tienditas de las escuelas. Hay buena voluntad por parte del Ejecutivo”, dijo.

El investigador recordó que hace cuatro años se propuso en la pasada administración de la SSA que se sacaran de manera gradual esos productos altamente calóricos pero que las empresas se la ingeniaron para meter chatarra más pequeña pero en grandes cantidades.

Recordó que en México hay 9.1 millones de diabéticos y  que cada año mueren 83 mil personas a una edad media de 66.7 años por dicha enfermedad, con un costo de 7 mil 7 34 millones de pesos en atender complicaciones tardía.