• Regístrate
Estás leyendo: Comercializan en NL cigarros electrónicos sin autorización
Comparte esta noticia
Domingo , 17.06.2018 / 18:49 Hoy

Comercializan en NL cigarros electrónicos sin autorización

Los dispositivos alcanzan precios de entre 300 y mil 500 pesos, y son ofrecidos en plazas de la localidad y sitios de internet, pese a que no son revisados por ningún inspector o dependencia de salud.

Publicidad
Publicidad

Syndy García

Aunque son vendidos en centros comerciales de Nuevo León como una alternativa para dejar de fumar, los cigarros electrónicos son comercializados sin autorización de las autoridades de salud.

Tras recorridos realizados por MILENIO Monterrey entre el 24 de diciembre y el 5 de enero se constató que los artefactos que emiten vapor con nicotina son vendidos sin ser revisados por inspectores.

Uno de los lugares en donde se constató la venta de estos dispositivos fue en un local del centro comercial Plaza Fiesta San Agustín, en San Pedro Garza García.

Pese a tener sellos de advertencia de la Secretaría de Salud, se confirmó al menos una venta por casi mil pesos de mercancía relacionada con los cigarros electrónicos la tarde del 23 de diciembre.

El sitio es promovido además por distintos banners publicitarios, uno de ellos con la frase en rojo "¿Quieres dejar de fumar?", lo que incitó a muchos a acercarse al lugar para informarse.

Al cuestionar a la comerciante sobre las ventas, comenzó a explicar los precios de los artefactos, sin importar que atrás de ella hubiera sellos fluorescentes de la clausura de las vitrinas.

De acuerdo a la vendedora, los cigarros electrónicos tenían un precio entre los 500 hasta los mil 500 pesos, esto, dependiendo de lo sofisticado del artefacto para emitir vapor.

Junto con los aparatos electrónicos, la venta se volvía más especializada al ser necesario adquirir un líquido con nicotina o elegir entre los 22 sabores que tenían.

Sendero Escobedo, una plaza comercial ubicada al norte del área metropolitana, es otra de las áreas donde se ofrecen cigarros electrónicos.

Dicha zona comercial se visitó la semana pasada y ahí se constató que los artículos se comercializan frente a una tienda de electrónica entre los 300 y 900 pesos, incluido un sabor de elección y un cargador para la batería del artefacto.

Internet, es otro de los medios para atraer compradores. Una de las páginas en donde se ofertan los cigarros electrónicos es www.cigarroselectronicosmty.com.mx, donde además de su sitio en web y envíos a domicilio, cuentan con un espacio de venta en la Plaza de la Tecnología, en el centro de Monterrey.

Las marcas E-Go, E-Cigarette, son los principales productos importados desde países como China o Estados Unidos, los cuales se venden sin autorización de las dependencias de gobierno en México.

Otra de las páginas que se suman a la venta sin permisos, es www.cigarroelectronicomty.com, con distribución al resto de la República Mexicana.

En "Cigarro Electrónico Monterrey" describen el artefacto como una forma "sana" de inhalar nicotina en distintas dosis, sin embargo, la postura difiere de lo expuesto por las autoridades de salud.

A principios de 2015, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) determinó que los cigarrillos electrónicos pueden ser un riesgo a la salud de los fumadores, toda vez que estos contienen nicotina.

La Cofepris destacó que además que los dispositivos no cuentan con registro sanitario, al no estar comprobados tampoco que ayuden a dejar de fumar. Ante ello, se han hecho decenas de decomisos de los artefactos.

Si bien a finales de 2015 se dio a conocer que la Suprema Corte de Justicia dio el aval a una persona multada por comerciar cigarros electrónicos, esta disposición sólo amparó a un ciudadano y por lo que quedaría pendiente la regulación sanitaria de los aparatos.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.