Aseguran cocodrilo en una casa de Veracruz

Personal de Protección Civil de Boca del Río acudió a rescatar al animal, de más de un metro de largo, que era considerado la mascota de una señora desde hace cuatro años.

Boca del Río

Un cocodrilo joven, que era la mascota de la señora Alicia desde hace cuatro años, fue asegurado por personal de la Dirección de Protección Civil de Boca del Río.

El lagarto de poco más de un metro de largo y unos 20 kilos de peso, vivía en una bañera y en ocasiones en una vieja lavadora de ropa sobre la que su propietaria colocaba una rejilla metálica para evitar escapara.

Temerosos de que el animal se escapara y se metiera a sus casas, los vecinos de la calle 20 de Noviembre y Claveles, en la colonia Rigo de Boca del Río reportaron a la Dirección de Ecología el hecho y pidieron aseguraran la peligrosa "mascota" de la vecina de la casa marcada con el 115 de la avenida 20 de Noviembre.

Más de media hora de maniobras tomó al personal de Protección Civil boqueño maniatar al reptil que fue trasladado en la batea de una camioneta de la dependencia para ser entregado a la Dirección de Ecología y de allí a la Profepa.

Alfonso García Cardona, director de Protección Civil indicó que serán las autoridades de ecología o la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente las que determinarán si se sanciona o no a la dueña del cocodrilo que sería depositado en una Unidad de Manejo Ambiental.

Molesta porque le quitaron el animal, doña Alicia reclamaba airada a sus vecinos por "chismosos" y a los funcionarios municipales quienes "deberían de andar agarrando a la gente mala que anda en la calle y no la mascota que no hace daño a nadie".

Tras múltiples intentos por atrapar al lagarto los trabajadores municipales recordaron que cubriéndole los ojos era más fácil controlarlo, cosa que hicieron para proceder de inmediato a amarrarle el hocico cuyos filosos colmillos estuvieron a punto de lastimarlos en más de una ocasión.

En ocasiones anteriores han sido asegurados lagartos más grandes que se han salido de las múltiples lagunas y pantanos de las más de cien que llegó a tener la zona metropolitana de Veracruz, Boca del Río, Medellín. En todos los casos han sido animales que se salieron de su entorno natural; esta vez se trató de un lagarto criado en cautiverio y considerado mascota por su propietaria.