Prohíbe Congreso de Nayarit cobros bajo amenaza contra deudores

Legisladores aprueban modificar el Código Penal donde se establece que serán de seis meses a dos años de cárcel para quienes hostiguen o amenacen a ciudadanos a través de llamadas telefónicas.
Congreso de Nayarit en sesión del día.
Congreso de Nayarit en sesión del día. (Salvador Arellano Murillo)

Nayarit

La Cámara de Diputados del Estado de Nayarit aprobó por unanimidad modificaciones al Código Penal donde establece que serán de seis meses a dos años de prisión el castigo para quienes hostiguen mediante llamadas telefónicas o requerimientos judiciales apócrifos a personas que tengan deudas financieras.

La iniciativa presentada por el diputado local del Partido Movimiento Ciudadano, Manuel Carbonell Ortega establece en el Código Penal la figura de amenazas equiparables para quienes pretendan cobrar deudas bajo presión.

"Es más notorio el empobrecimiento de millones de mexicanos, donde muchas veces la único salida para las familias es recurrir a un préstamo. Lamentablemente la imposibilidad de cumplir los compromisos de pago adquiridos con bancos o personales ha generado una gran morosidad, trayendo toda una cultura de cobros indebidos de despachos de cobranza, incluidos los bancos y demás intermediarios financieros, que de manera arbitraria y quizás fuera del marco legal, reiterada y continuamente desde hace años, buscan a toda costa dejar en la bancarrota a la sociedad", señaló Carbonell Ortega.

La reforma al Código Penal señala además que en su párrafo cuarto y quinto del artículo 276, los procedimientos de cobro de los despachos en contra de los deudores están impedidos a efectuar cualquier tipo de acción contra los ciudadanos.

Se ha pretendido no solamente a los ciudadanos del estado de Nayarit, sino a muchos mexicanos privarlos de sus libertades, por lo cual utilizaremos además de este Código Penal el mecanismo de defensa de la Comisión Nacional para la Protección de Usuarios de Servicios Financieros, indicó el legislador local.

Indica la reforma que cuando la amenaza se genere por acciones de cobro, de instituciones de crédito, financieros y despachos de cobranza en contra de deudores, fuera del marco legal, de manera verbal o escrita, reiterada y continua, la penalidad se incrementará con una sanción de cárcel y una multa de 50 días de salario mínimo.

"La reforma establece claramente la figura del delito de amenazas, hostigamiento al deudor por cobranza ilegitima. Se entenderá como cobranza extrajudicial ilegal, el uso de la violencia en todas sus modalidades", remarcó Carbonell.

Los nayaritas ahora contarán con un mecanismo jurídico para poder defenderse, no solamente conflictos entre particulares, sino además instituciones de crédito, mercantiles y el Poder Judicial del Estado estará como ente defensor de cualquier denuncia presentada en contra de quienes pretendan realizar cobros fuera de la vía legal.

Por su parte el presidente del Barzón, Tomás Pérez Ruiz, señaló que esta reforma al Código Penal en el estado vendrá a solucionar el abuso de prestamistas e instituciones de crédito que se cobran con altos intereses cantidades exorbitantes.