La batalla de la CNTE contra la evaluación docente

Desde el anuncio de la reforma educativa, la sección 22 de la CNTE se manifestó en contra de la medida a través de marchas, paros y plantones en Oaxaca y el DF. 

Ciudad de México

Los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación han realizado plantones, marchas y paros de labores desde hace 33 meses, cuando el presidente Enrique Peña Nieto anunció una reforma educativa que tiene como eje principal la evaluación docente.

La sección 22 de Oaxaca, liderada por Rubén Núñez, ha dirigido las protestas contra la reforma. En ese estado, las decisiones en materia educativa estuvieron hasta hoy en manos del Instituto Estatal de Educación Pública (IEEPO), donde tomaban las decisiones agremiados a la CNTE

Conoce cómo ha evolucionado el conflicto entre docentes y el gobierno.

El centro del conflicto

Uno de los temas a los que se oponen los maestros es a la evaluación docente, que según la reforma plantea el mejoramiento de la educación en los niveles básicos (preescolar, primaria y secundaria) a través de exámenes a los profesores de todo el país, con el fin de conocer sus deficiencias y aptitudes en el aula.

Las autoridades dicen que con base en los resultados obtenidos en la prueba magisterial, otorgarán plazas y promoverán a maestros. La CNTE sostiene que la evaluación pretende despedir de forma masiva a los docentes.

La derogación de la evaluación educativa es una de las principales demandas del pliego petitorio de once puntos que la CNTE presentó ante el gobierno federal.

Plantones y paros

Desde el anuncio de la reforma educativa, el 2 de diciembre de 2012 en la firma del Pacto por México, la CNTE inició sus protestas, la primera de gran magnitud y que mostraba su poderío con la instalación, en mayo de 2013, de un plantón por tiempo indefinido en el Zócalo de la Ciudad de México.

Durante junio, julio y agosto de ese año, se manifestaron frente a la Suprema Corte de Justicia, el Senado de la República, la Cámara de Diputados y la SEP. Además, bloquearon Insurgentes, Reforma y Circuito Interior a la altura del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

En septiembre, el gobierno federal les dio un ultimátum para retirarse del Zócalo, el cual ignoraron. El campamento de la CNTE fue desalojado de la Plaza de la Constitución y dirigido al Monumento a la Revolución; en el operativo fueron detenidas 29 personas.

Salvo un operativo en enero de 2014 en el que granaderos retiraron las casas de campaña de los maestros, el plantón de la CNTE permanece en el Monumento a la Revolución. Durante algunos periodos ha ocupado toda la Plaza de la República, ahora solo está en el lado poniente del monumento.

Hasta la fecha, el plantón se mantiene gracias a la rotación semanal de profesores perteneciente a la Coordinadora; una semana están en el DF y otra imparten clases en Oaxaca .

Oaxaca, casa de la sección 22, el grupo más fuerte de la CNTE, también ha padecido las protestas de los maestros contra la reforma educativa.

En julio de 2014, una parte de la sección 22 instaló un campamento en el Zócalo de la capital oaxaqueña.

El plantón duró 10 meses; en mayo de 2015 fue retirado por la Policía Estatal, la Secretaría de Seguridad Pública del Estado y la Policía Municipal. En respuesta, los profesores se instalaron en el Consejo Local del Instituto Nacional Electoral.

Otra medida de presión de la CNTE son los paros de labores en escuelas de Oaxaca.

El primero de estos fue en agosto de 2013. En junio pasado hicieron otro, ya no solo en Oaxaca sino en otros 24 estados como Michoacán y Guerrero. Las clases se reanudaron el miércoles 17 de junio.

Los constantes paros de la CNTE han durado aproximadamente un mes y han afectado a por lo menos un millón 300 mil alumnos y 14 mil 400 escuelas en Oaxaca

El boicot electoral

El 22 de marzo, la asamblea plenaria de la sección 22 acordó boicotear las elecciones en Oaxaca, para lo que impedirían la instalación de casillas en las 13 mil 509 escuelas bajo su control y la distribución del material electoral en la entidad.

Sus acciones comenzaron el 1 de junio con el paro de labores. El día de la jornada electoral atacaron ocho sedes distritales y causaron disturbios en la capital oaxaqueña; quemaron boletas y urnas y atacaron a funcionarios de casilla y ciudadanos que acudieron a emitir su voto.

Por estas acciones, 43 integrantes de la sección 22 de la CNTE y activistas que apoyan a la agrupación fueron consignados ante el Ministerio Público. El 9 de junio, 18 de ellos fueron liberados.

Suspensión de la evaluación

El 29 de mayo, la Secretaría de Educación Pública anunció la suspensión indefinida de la evaluación docente en todo el país.

Mediante un comunicado, la dependencia que encabeza Emilio Chuayffet argumentó que la Coordinación Nacional de Servicio Profesional Docente buscaría nuevas estrategias para evaluar a los profesores.

El 9 de junio, dos días después de la jornada electoral, el titular de la SEP reanudó la evaluación docente y declaró que la suspensión fue por cuestiones técnicas, así como a "una extrema prudencia política, que se fincó en las leyes electorales y no en el capricho".

Después de este anuncio, la sección 22 de la CNTE amagó con hackear los sitios web empleados para contestar el examen, con vandalizar las sedes donde se realizaría la prueba y destruir la papelería y equipo utilizado en el evaluación.

La SEP suspendió la aplicación del examen en Oaxaca el 20 de junio, por falta de condiciones para su realización. Esta situación se repitió el 3 de julio y se extendió a las entidades de Michoacán y Chiapas.

Hoy, el gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, anunció la desaparición de la IEEPO, institución donde miembros de la sección 22 de la CNTE tomaban las decisiones en materia educativa.

"A través de este acto trascendental, auspiciado por la ley, vamos a recobrar la rectoría educativa del estado para el gobierno de Oaxaca; crearemos un nuevo instituto de educación como organismo descentralizado, autónomo de gestión", dijo el mandatario estatal.