CNTE exige mesa para negociar libertad de sus líderes

Los docentes de la sección 22, que emplazaron al gobierno federal y estatal a instalar una mesa jurídica y política, amagaron con impulsar una jornada intensa de movilizaciones.
Los profesores se concentraron en el zócalo capitalino y pidieron una audiencia con el gobernador Gabino Cué, pero no fueron recibidos.
Los profesores se concentraron en el zócalo capitalino y pidieron una audiencia con el gobernador Gabino Cué, pero no fueron recibidos. (Óscar Rodríguez)

Oaxaca

La sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) emplazó al gobierno federal y de Oaxaca a instalar una mesa jurídica y política urgente para negociar la libertad de los cuatro profesores detenidos y presos en el penal del Altiplano y cancelar las órdenes de aprehensión libradas contra sus dirigentes.

Los docentes amagaron con impulsar una jornada intensa de movilizaciones aunque esta genere una nueva ola de represión judicial en su contra.

Advierten que los cuatro docentes bajo proceso y el auto de formal prisión, Roberto Abel Jiménez García, Othón Nazariega, Efraín Picasso y Juan Carlos Orozco Matus son inocentes y han sido señalados con falsas apócrifas y testigos falsos.

Los profesores se concentraron la noche del jueves el zócalo capitalino donde representantes de la Comisión Política y del área jurídica pidieron una audiencia con el gobernador Gabino Cué, pero no fueron recibidos.

La abogada Edith Santibáñez Borges dijo que se busca una mesa con integrantes de la Fiscalía General de Justicia de Oaxaca y del Tribunal Superior de Justicia, para que los jueces permitan la libertad condicional de los implicados, por que los delitos que se les imputan no son graves.

Como medidas de apremio familias y amigos de los detenidos se han instalado en huelga de hambre en la sede de los juzgados penales y de distrito.

Además han presentado amparos ante la justicia federal y han recurrido a quejas ante organismos internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), donde han denunciado violaciones al debido proceso además de acciones de tortura y desaparición forzada cometidas por las fuerzas federales en contra de los profesores encarcelados.