Abogado de sección 59 acusa a CNTE de amenazas de muerte

Pedro Caballero, director de servicios jurídicos de la sección 59 del SNTE, señaló que fue torturado ayer, cuando miembros de la CNTE irrumpieron en una bodega del sindicato.
Pedro Caballero, director de servicios jurídicos de la sección 59 del SNTE, denunció que los miembros de la sección 22 de la CNTE se robaron dinero y material del sindicato.
Pedro Caballero, director de servicios jurídicos de la sección 59 del SNTE, denunció que los miembros de la sección 22 de la CNTE se robaron dinero y material del sindicato. (Oscar Rodríguez)

Oaxaca

El director de servicios jurídicos de la sección 59 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE),  Pedro Caballero, aseguró que fue amenazado de muerte por miembros de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y que teme por su vida.

Hospitalizado con lesiones severas en una clínica particular de Oaxaca, luego de que ayer miembros de la CNTE irrumpieron en su domicilio para retenerlo y saquearlo.

Caballero aseguró que no cree en la actuación imparcial  y justa de las instituciones encargada de impartir y administrar justicia  en Oaxaca,  y por ello demanda la intervención de la Comisión Nacional de Derechos Humanas (CNDH), para que se apliquen medidas cautelares para salvaguardar su integridad personal como para proteger a su familia.

Sostuvo que  en el atraco reportado el sábado,  los docentes disidente de la CNTE sustrajeron desde documentación, mobiliario, electrodomésticos, material didáctico, libros de textos y hasta dinero en efectivo.

“He presentado una denuncia penal ante la PGJO con copia al ministerio público federal dependiente de la Procuraduría General de la República (PGR), por los delitos de robo, allanamiento de morada, e intento de homicidio”, señaló.

 

Con heridas en el rostro y fracturas en los brazos, el abogado de la SNTE, refiere que la CNTE se llevo más de un millón de pesos de dinero de la SNTE que se encontraba en una caja fuerte, y documentación de unos 500 agremiados de la sección 59.

Además se llevaron maquinaria, y facturas de tres camionetas.

Narró los momentos de tensión que vivió cuando fue golpeado y torturado por los profesores de la sección 22, aceptando que identifica a tres, principalmente a uno que le coloco una almohada en la cara al momento que  encañarlo con un arma corta la que amago accionar.

“Yo les pedía que me dieran muerte,  que me mataran, porque que no iba a ceder a  sus presiones ni dejaría de apoyar a la SNTE en Oaxaca”.

Sostiene que llegaron tarde dos elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) que con temor lo ayudaron a salir de la casa agachado y corriendo y luego en la calle lo dejaron ir, sin ni siquiera ofrecerle servicio médico.

Afirma que se desmayo siendo llevado por familiares a la clínica particular donde el diagnostico medico es reservado.

Postrado en su cama, con suero en el brazo y abrazado de su hija, admite sentir un sentimiento de impotencia y tristeza porque en Oaxaca haya un gobierno tan endeble que no puede actuar para castigar y sancionar a quienes se atreve a vulnerar la ley, allanando domicilios particulares para cometer saqueos.

“No es posible a que plena luz del días quienes están en la CNTE se atreven a ingresar a los domicilios de las personas, protegidos y respaldados incluso por la policía estatal”.