Profepa clausura empresa por almacenar residuos peligrosos

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente cerró la empresa Química Central de México, ubicada en Guanajuato, por no cumplir con las condiciones de seguridad en el manejo de residuos.
La Profepa reconoció al hospital Cemain como la única institución médica privada de Tamaulipas que aprobó la revisión en el manejo de Residuos Peligrosos Biológico Infecciosos (RPBI).
(Especial)

Ciudad de México

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) llevó a cabo la clausura de la empresa Química Central de México, al detectar almacenamiento de sus residuos peligrosos sin las condiciones de seguridad que establece el Reglamento de la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos.

El pasado 4 de junio, la Profepa realizó la clausura temporal total de las instalaciones y áreas productivas de la empresa localizada en San Francisco del Rincón, Guanajuato. Sin embargo, por condiciones de seguridad, las líneas de producción de las plantas de óleos y de resinas, salieron de operación de manera paulatina, y su cierre se concretó hasta el viernes 6 de junio.

La Profepa  detalló que impuso la clausura al constatar un manejo inadecuado de los residuos peligrosos, los cuales se almacenaban a cielo y a granel en un área localizada en la parte trasera del predio que ocupa el establecimiento, que no cuenta con las condiciones para evitar o reducir riesgos por posibles emisiones, fugas, incendios, explosiones e inundaciones.

En ese sentido, la procuraduría ordenó a la empresa retirar todos los residuos peligrosos que han estado almacenados por años inadecuadamente y sin las condiciones de seguridad, además de caracterizar el sitio en donde fueron depositados y en su caso, llevar acabo las actividades de remediación. Por lo que hasta en tanto se dé cumplimiento a las medidas ordenadas la clausura prevalecerá.

La autoridad ambiental precisa que dicha clausura, no impide el acceso del personal a las instalaciones de la empresa, a fin de darle mantenimiento y atender situaciones de emergencia o para realizar el tratamiento de los lixiviados que se generan en la montaña de cromo, en caso de lluvias extremas, que pongan en riesgo de derrame o vertimiento de los mismos.

Además, la Profepa dio a conocer que  la empresa Arges Ambiental de México, S.A. de C.V., filial de Química Central de México, que venía realizando el tratamiento de los residuos peligrosos cuenta con autorización por parte de Semarnat, pero se encuentra suspendida por la PROFEPA, por haberse encontrado residuos que aparentemente habían sido tratados con concentraciones de cromo por arriba de los límites máximos permisibles establecidos en la Norma Oficial Mexicana 052-SEMARNAT-2006.