Profepa clausura construcción en Guerrero

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente cesó un proyecto de construcción de bodegas que afectó 10 mil metros cuadrados de superficie forestal en el municipio de Huamuxtitlán.
Una realidad inobjetable es que ninguna zona natural se preserva contra la voluntad de los dueños.
Archivo (Milenio)

Ciudad de México

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausuró un proyecto de construcción de bodegas que afectó 10 mil metros cuadrados de superficie forestal en el municipio de Huamuxtitlán, Guerrero.

La clausura total temporal del proyecto se realizó luego de que la constructora inspeccionada no presentó las autorizaciones en materia forestal que expide la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, a la delegación de la Profepa.

El presunto infractor de la legislación ambiental removió la vegetación en terrenos forestales de selva baja caducifolia, afectando árboles de encinos y papelillo, en una superficie de 10 mil metros cuadrados, reportó la delegación de la Profepa en esa entidad.

“En dicha superficie se realizaron actividades de remoción total de vegetación forestal con maquinaria pesada, causando el cambio de uso de suelo en un predio particular en la localidad de Tlaquiltepec del citado municipio”, dio a conocer la dependencia en un comunicado.

La Profepa destacó que la remoción total de la vegetación natural con maquinaria pesada como retroexcavadora, 
modificó la topografía y vocación natural del sitio al haber sido afectada la orografía, ya que el predio está inmerso en terrenos forestales, conformados por un área irregular.

Además, la procuraduría ambiental señaló que en esos trabajos de cambio de uso de suelo de terrenos forestales no se detectó un área para su almacenamiento, conservación o en actividades de reforestación.

Además, los inspectores de la Profepa observaron 63 tocones de distintos diámetros, ramoneo de copa tendido y amontonamiento, como prueba de los trabajos recientes efectuados en el sitio.

De tal manera, dicha clausura total temporal del proyecto se levantará hasta que el inspeccionado presente las autorizaciones que expide la Semarnat en materia forestal.

La procuraduría precisó que el inspeccionado y presunto infractor de la legislación ambiental incumplió el precepto 170 fracción I de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LEGEEPA).