Reprocha Coparmex cierre temporal de Coca-Cola

Jaime Nava Romero, presidente de la Coparmex en Chilpancingo, sostuvo que las ventas en la ciudad han caído en más del 70 por ciento.
Directivos avisaron a empleados a través de una cartulina sobre la suspensión en las actividades.
Directivos avisaron a empleados a través de una cartulina sobre la suspensión en las actividades. (Rogelio Agustín Esteban)

Chilpancingo

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) reprochó el cierre temporal de la empresa Coca-Cola en Chilpancingo, ciudad en la que aseguró, las ventas registran una caída superior al 70 por ciento en casi todos los giros.

Jaime Nava Romero, presidente de la Coparmex en Chilpancingo sostuvo que la comunidad empresarial en la ciudad está sumamente molesta por las implicaciones que tiene el cierre temporal de las operaciones de Coca-Cola en la capital de Guerrero.

Por eso, indicó que dicha central empresarial reclama el restablecimiento del Estado de Derecho, bajo el argumento de que no se puede seguir en un escenario que cada vez está más enrarecido.

"Es realmente vergonzosa la acción que vimos; porque ya fueron policías detenidos para realizar un chantaje, ahora son empleados de una empresa, que al ser atacados se vulnera la economía de familias guerrerenses y que han encontrado en ese tipo de empresas una oportunidad de empleo", aseveró Nava Romero.

Sostuvo que la retención del gerente y subgerente de Femsa en Chilpancingo seguramente debió generar zozobra en sus familias y el resto de sus compañeros, situación que no merece la población que trabaja cotidianamente sin perjudicar a terceros.

Reprochó que las autoridades hayan cedido a lo que calificó como una actitud chantajista por parte del movimiento magisterial y del normalismo, por eso reiteró su llamado a que se aplique la ley.

Indicó que "nadie debería estar por encima de la ley, porque lo sucedido fue un secuestro y un atentado contra un sector de la economía, que manda un mensaje muy negativo a los demás".

Aseveró que cuando se genera un movimiento del magisterio disidente o de los normalistas, las cortinas de varios puntos de la capital der Guerrero se bajan de inmediato.

De acuerdo a los números que registra dicha confederación, las ventas se han caído en el orden del 70 por ciento, lo que considera como algo desafortunado, porque las fuentes de ingresos para la ciudad son escasas.

"Los datos del INEGI, nos dice que gran parte del cierre de los negocios se deben a la inseguridad y ya no estamos hablando nada más de la delincuencia organizada, la inseguridad abarca otros ámbitos sociales que dan pena y miedo", apuntó.